Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un diputado israelí reconoce en un desliz que su país mató al dirigente de Hezbolá Samir Qantar en Damasco

El diputado del partido progresista Unión Sionista Omer Bar-Lev ha reconocido en un desliz que Israel fue el responsable de la muerte del dirigente del partido-milicia libanés Samir Qantar en un bombardeo en Damasco, aunque más tarde ha matizado sus declaraciones.
Durante un acto cultural en Beer Sheva, uno de los asistentes afirmó que el asesinato de Qantar fue "un gran éxito para Israel", tras lo que Bar-Lev comentó "cierto, está claro", informa el diario 'The Jerusalem Post'.
"Israel tiene una memoria muy buena. Cuando era joven, era oficial en el Ejército y me enviaron al escenario de un atentado en Nahariya, donde el terrorista intentó negociar por los rehenes y mató a miembros de la familia Haran. Así que tengo memoria también y este es un mensaje claro para (el líder de Hezbolá, Hasán) Nasralá", añadió.
Sus declaraciones fueron recogidas de inmediato por los medios, por lo que Bar-Lev publicó una aclaración. "Cuando me preguntaron si fue una operación israelí dije que no entraría en actividades operativas. Cada asesinato y cada terrorista muerto es un acto bienvenido y no importa si metimos mano en ello o no", apuntó.
Qantar tenía 16 años en 1979 cuando se infiltró en Israel junto a tres milicianos palestinos desde Líbano utilizando una lancha neumática. En Nahiriya mataron a un policía y se atrincheraron en el piso de la familia Haran tomando como rehenes a Danny Haran y a su hija de cuatro años. Qantar mató al hombre y a la niña durante un tiroteo en el que murió otro agente y dos de los compañeros de Qantar.
Después Qantar pasó casi 30 años en prisión y fue excarcelado en 2008 en un acuerdo de intercambio por los cuerpos de dos soldados israelíes. Murió en un ataque aéreo en Damasco el 15 de diciembre de 2015.