Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Me disparó tres veces pero me negué a darme por vencida"

Los sargentos Todd y Munley cuentan cómo detuvieron al oficial Nidal Malik Hasan. Foto: The Suntelecinco.es
La nueva heroína estadounidense se llama Kimberly Munley. Es sargento de policía y sus disparos detuvieron al oficial psiquiátrico de la base militar de Fort Hood que mató a 13 personas en un tiroteo. La sargento de policía ha contado cómo, a pesar de recibir tres balas en su cuerpo, consiguió hacerle caer.
Nidal Malik Hasan inició el tiroteo, que aún investiga el FBI, en la base texana de Fort Hood. Durante la refriega, Malik alcanzó con sus disparos a la policía en el nudillo derecho y en los dos muslos. Sin embargo, a pesar de estar herida, Munley siguió disparándole hasta que cayó. Luego, ayudó a desarmarlo y esposarlo.
Así lo ha contado la sargento, de 34 años y madre de dos niñas, en el programa de Oprah Winfrey, uno de los más seguidos de la televisión norteamericana. "Nunca perdí la conciencia. Me negué. Quería saberlo todo".
Según un doctor, las primeras palabras de la heroína después del tiroteo fueron "¿Ha muerto alguien?". Kimberley, conocida como 'Mighty Mouse', explica que "estaba muy preocupada por si alguien había resultado herido".
Las hijas de la sargento Munley, de 12 y 2 años, viven con perplejidad el ascenso de su mamá a héroe nacional. "Mi hija mayor piensa que es muy divertido ver a su madre en la pantalla cada vez que enciende la televisión", señala.
Kimberly apareció en el programa junto al sargento Mark Todd, a quien también se le atribuye la bala que hizo caer al asesino. Los test de balística revelarán de quién fue la bala que lo tumbó. Mark explicó que trataron médicamente al pistolero nada más desarmarle. "Tuvimos que mantenerle con vida". Nidal Malik Hasan se enfrenta a 13 cargos de homicidio premeditado, que conllevan la pena de muerte.