Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 se disponen a pactar un aumento de las interconexiones que satisface a España

Polonia pide más compensaciones a cambio de aceptar un recorte de las emisiones de CO2 del 40%
Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho han alcanzado este jueves durante el Consejo Europeo un principio de acuerdo para aumentar las interconexiones energéticas en todos los Estados miembros, en particular en la Península Ibérica, hasta alcanzar el 15% de la capacidad de producción instalada en 2030, según han informado fuentes gubernamentales.
El objetivo del 15%, que había sido propuesto por la Comisión en abril, se ha añadido a petición de España y Portugal en el último borrador de conclusiones de la cumbre. En los proyectos anteriores sólo figuraba el objetivo del 10%, que se pactó en el año 2002 y todavía está muy lejos de cumplirse. El 10% deberá alcanzarse en 2020.
En todo caso, la nueva meta del 15% no tendrá un carácter jurídicamente vinculante sino que será meramente indicativo, aunque se encarga a la Comisión vigilar su cumplimiento. "Se trata de contentar a Portugal y España sin molestar a Francia", ha apuntado un alto funcionario europeo.
El Gobierno considera "suficiente" este compromiso, mientras que Portugal, que mantenía una posición más dura, también ha acabado aceptando el principio de acuerdo, según las fuentes consultadas. Para España, lo más importante es que se reconozca el problema de sobrecostes eléctricos que supone ser una "isla energética" y que por primera vez la cuestión de las interconexiones deja de ser bilateral (por ejemplo, con Francia) ya que se involucra a la Comisión Europea, que actuará como árbitro en caso de conflictos.
Así, si las autoridades francesas tumban algún proyecto de interconexión presentado por Madrid, España podrá buscar la mediación de Bruselas. Además, el Ejecutivo comunitario planteará la cuestión de forma regular ante el Consejo para verificar que se cumplen los compromisos.
En la actualidad hay cinco proyectos de interconexión eléctrica entre España y Francia (cuatro terrestres y una marítima) en distintas fases de desarrollo. Si se desbloquean y se completan, aumentarían el nivel de interconexión hasta casi el 10% y eliminarían completamente los sobrecostes de aislamiento del sistema, según el Gobierno.
Las interconexiones señaladas como prioritarias (además de la Península Ibérica, las que afectan a los Bálticos, Chipre y Malta) se beneficiarán también de mayor financiación de la UE, tanto del fondo para infraestructuras como del plan de inversión de 300.000 millones que prepara el nuevo presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.
SE RELAJA EL OBJETIVO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
Polonia es de momento el país que más se resiste a aceptar el último compromiso sobre los nuevos objetivos de energía y cambio climático de la UE de aquí a 2020. En concreto, Varsovia considera excesivamente ambicioso el recorte obligatorio del 40% en las emisiones de CO2 de aquí a 2030 (respecto a los niveles de 1990). Su economía depende en gran medida del carbón, una de las fuentes más contaminantes, y exige más fondos de la UE para realizar la transición energética.
Por lo demás, los líderes europeos han relajado el objetivo de eficiencia energética desde el 30% que había propuesto Bruselas hasta el 27%, a petición de Reino Unido. Esta meta es sólo indicativa tanto para la UE como para los Estados miembros. También aprobarán una cuota de renovables del 27%, que será vinculante para el conjunto de la UE pero sin metas obligatorias para los Estados miembros.