Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los disturbios de Londres se extienden a Birmingham y Leeds

Los disturbios iniciados el sábado en Londres se han extendido este lunes a la localidad de Birmingham, donde se han registrado ataques contra varios establecimientos y roturas de cristales, según la Policía. Los asaltos se estarían produciendo entre un centro comercial y la comisaría central del condado de West Midlands, indica la cadena británica BBC. Unos 200 jóvenes se han enfrentado con las fuerzas de seguridad en esta zona, según 'The Guardian'. "No toleraremos violencia sin sentido y daños en ningún lugar de West Midlands, y estamos trabajando para asegurar que los asaltantes sean identificados y detenidos cuanto antes", ha asegurado la vicecomisaria Sharon Rowe.
Mientras, el primer ministro británico, David Cameron, interrumpirá sus vacaciones en Italia y regresará este martes por la mañana a Reino Unido para presidir un gabinete de crisis con el que el Gobierno pretende coordinar una respuesta a los disturbios iniciados el sábado en Londres y que se han extendido este lunes a varias zonas de la capital y a otras localidades como Birmingham o Leeds.
Crisis cuasi nacional
Este lunes se han extendido los altercados a varios barrios de la capital, como Hackney Peckham y Lewisham en lo que supone el tercer día consecutivo de incidentes, que se han saldado con más de 200 detenidos. Así, las calles de la capital de Reino Unido han vivido este lunes el tercer día consecutivo de los disturbios que comenzasen en el barrio Tottenham. Los últimos se han desatado después de que la Policía cacheara a un individuo, al que no se le halló nada sospechoso.

Los participantes en la protesta de este lunes comenzaron a atacar a los policías sobre las 16.20 horas (17.20 hora peninsular española). Los grupos de jóvenes han golpeado varios coches policiales con estacas de madera y barras de hierro. En respuesta a los disturbios la Policía ha desplegado ocho furgones con unos 200 agentes. Los grupos de alborotadores también entraron por la fuerza en una tienda de deportes JD Sports, pero han sido ya dispersados por los agentes.

La revuelta tiene su origen en la muerte de Mark Duggan, de 29 años, raza negra y padre de cuatro hijos, abordado por los agentes cuando viajaba en un taxi en el transcurso de una operación contra el tráfico de armas en la comunidad negra del norte de la ciudad.
Las autoridades del área de Haringey calculan que Tottenham ha sufrido daños de entre siete y nueve millones de libras (entre 8 y 10,3 millones de euros). Cinco edificios tienen destrozos que afectan gravemente a su estructura, entre ellos un inmueble de los años treinta que quedó completamente calcinado. Además, en torno a un centenar de establecimientos han sido atacados.
La violencia se ha extendido al área de Hackney, en el este de Londres, y a los distritos de Peckham y Lewisham, en el sur. Al menos un edificio y un autobús han ardido en Peckham este lunes.
En respuesta a los disturbios la Policía ha desplegado ocho furgones con unos 200 agentes. Las autoridades calculan que desde el pasado sábado han resultado heridos 35 efectivos de seguridad.
Lo ocurrido está siendo investigado por la Comisión Independiente de Quejas de la Policía (IPCC), pero se cree que Duggan podría haber abierto fuego al menos contra un policía, que salió ileso porque la bala se quedó alojada en la pequeña radio que llevaba enganchada en el uniforme, una versión que no ha sido confirmada oficialmente.
Más de 200 detenidos
Desde el comienzo de los disturbios en Londres, el pasado sábado, y hasta este lunes por la mañana, la Policía británica ha detenido a más de 200 personas, según un balance actualizado hecho público por las autoridades.
En concreto, durante la noche del sábado las fuerzas de seguridad arrestaron a 62 personas, y otras 153 fueron detenidas entre la noche del domingo y la mañana de este lunes. Las edades de los arrestados oscilan entre los once años del sospechoso más joven y los 46 años.
Las autoridades han dictado cargos contra al menos 27 personas, según recoge la cadena de televisión BBC. Las imputaciones contemplan saqueos, robo o desórdenes violentos.