Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los disturbios en Turquía por la situación en Kobani dejan ya 31 muertos y más de 1.000 detenidos

La ola de violencia registrada en los últimos días en Turquía, especialmente en la zona predominantemente kurda del país, en relación con las protestas por la situación en la localidad kurda siria de Kobani ha dejado hasta el momento 31 muertos y más de 1.000 detenidos, según ha informado este viernes el ministro del Interior turco, Efkan Ala.
"Desde el martes, 35 provincias se han visto afectadas por estos incidentes" en los que "31 personas desgraciadamente han perdido sus vidas", ha afirmado el ministro en rueda de prensa. "La mayoría de estas personas han perdido sus vidas durante acciones violentas entre grupos enfrentados", ha añadido, citado por el diario 'Hurriyet'.
El ministro ha hecho estas declaraciones después de que dos agentes de Policía murieran y un oficial resultara gravemente hierido en un ataque en la provincia de Bingol, en el este, a última hora del jueves. "Los cinco terroristas que lanzaron el ataque en Bingol anoche han sido abatidos", ha precisado, aclarando que los milicianos implicados en otro ataque en Diyarbakir también han sido detenidos.
Según Ala, unos 139 efectivos de las fuerzas de seguridad, entre ellos 125 policías, han resultado heridos en los altercados, al igual que otras 351 personas.
Por otra parte, se ha detenido a 1.024 que han participado en actos de vandalismo, de las que 58 han sido arrestadas formalmente. "Las investigaciones sobre el resto todavía continúan", ha añadido el titular de Interior.
Más de 1.100 edificios, entre ellos 212 escuelas, 67 comisarías, 25 oficinas de gobernador de distrito, 29 edificios de partidos políticos, así como 780 dependencias municipales y 1.100 vehículos militares han resultado dañados durante los disturbios, ha indicado.
DISTURBIOS
En los últimos, días, especialmente en el sureste predominantemente turco del país, se han producido protestas que han degenerado en altercados por parte de kurdos que protestan por la situación de asedio que vive la localidad de Kobani por parte de Estado Islámico.
Para restaurar el orden se ha desplegado al Ejército y los tanques y se ha impuesto toque de queda en cinco provincias, una medida nunca vista desde los años 1990 cuando la región registró enfrentamientos entre los soldados y los milicianos kurdos.
En el ataque de anoche en Bingol, los agentes estaban inspeccionando los daños sufridos en tiendas por parte de los manifestantes cuando fueron atacados por desconocidos, sin que ningún grupo haya reivindicado la autoría.
También anoche, otras cuatro personas murieron en la provincia de Gaziantep, en el sureste, en un ataque aparentemente obra de nacionalistas de extrema-derecha turcos.