Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Son más de 200 las personas vigiladas en EEUU sospechosas de tener ébola

Ha bastado que una mujer recién llegada de África vomitara a las puertas del edificio para que se cerrara durante horas el acceso a estas instalaciones del Pentágono a las afueras de Washington. Una universidad de Nueva York ha cancelado la conferencia de un reconocido periodista que estuvo trabajando en Liberia. Y este crucero de lujo se ha quedado sin su escala estrella, el puerto de Cozumel, después de que las autoridades mexicanas negaran el permiso para atracar porque una de las pasajeras está relacionada con el primer caso de fallecimiento por ébola en Estados Unidos. A partir de ahora ni ella ni el casi centenar de sanitarios que atendieron al paciente liberiano de Dallas, podrán acudir a lugares públicos durante los 21 días perceptivos. Así se lo han pedido las autoridades de Texas, que se reservan incluso el derecho a someterlos a una cuarentena. Son ya más de 200 las personas vigiladas en Estados Unidos, donde la Casa Blanca ha elegido a Ron Klein, exjefe de gabinete de dos vicepresidentes, conocido ya como 'el zar del ébola', para gestionar la crisis. Barack Obama pide huir de la histeria y, prueba de que hay quienes no han caído en ella, es esta escena: el perro de la enfermera con ébola sigue a cargo de sus cuidadores, recibiendo incluso algún mimo.