Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía de EEUU esperará hasta julio para enfrentarse a una posibilidad real de subida de los tipos

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal no anunciará cambios en su política monetaria en la reunión de este miércoles en Washington tras los malos datos de empleo y la debilidad del mercado por los temores a la potencial salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) una vez se celebre el referéndum del próximo 23 de junio, por lo que la economía de EEUU deberá esperar hasta julio para enfrentarse a una posibilidad real de endurecer su política monetaria.
Los tipos de interés se sitúan en un rango objetivo de entre de entre el 0,25% y el 0,50% desde el pasado mes de diciembre y el consenso de mercado no espera que la Reserva Federal de EEUU (Fed) decida subirlos en junio, por lo que sigue siendo una incógnita conocer cuándo se producirá el endurecimiento progresivo anunciado a finales de 2015.
La presidenta de la Fed, Janet Yellen, avivó a finales del mes de mayo las expectativas de una subida de tipos de interés en junio al señalar que "probablemente" endurecería su política monetaria "en los próximos meses" si los datos económicos norteamericanos acompañaban.
Sin embargo, a principios de junio el mercado laboral de EEUU registró el peor dato de creación de empleo de los últimos seis años (38.000), lo que "enterró las probabilidades de ver un nuevo repunte en el nivel de los tipos de interés para este mes", señala el analista de mercados de XTB, Javier Urones.
"La actual debilidad del mercado, derivada de las dudas sobre el referéndum en Reino Unido invitan a esperar, al menos hasta julio, para adoptar una decisión de este calado", afirma el experto, que añade que la propia Yellen suele "telegrafiar" sus movimientos en materia económica para provocar el menor impacto posible en los mercados y que, en esta ocasión, "no ha mostrado síntomas claros" de una subida de tipos.
En este sentido, la responsable de la política monetaria estadounidense señaló en su última intervención pública que los recientes datos del mercado laboral creaban "interrogantes" sobre el escenario económico global, aunque matizaba sus declaraciones afirmando que los datos económicos positivos compensaban los riesgos potenciales.
Desde el departamento de análisis de Intermoney se suman a la idea de que de la reunión de junio no se debe esperar "nada", pero no cierran la puerta a una subida de los tipos de interés en la reunión del próximo 27 de julio.
"Hagamos más caso a Yellen cuando señala que sigue confiando en un crecimiento moderado y menos a las volátiles expectativas de mercado para analizar la situación de EEUU y los próximos pasos de la Fed", indican los expertos de la agencia.
Así, Urones considera que "casi seguramente" será en julio cuando la economía norteamericana deba enfrentarse a las "probabilidades reales" de una subida de tipos.