Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los empresarios podrán negociar con los trabajadores excepciones a la ley de 35 horas francesa

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha anunciado que las empresas podrán negociar con los trabajadores una prolongación de la jornada semanal fijada por ley en las 35 horas, una reforma muy criticada por un sector del Partido Socialista de Valls y por los sindicatos.
"Las excepciones a la duración legal de 35 horas (semanales) dejarán de ser un incumplimiento de la ley", ha explicado Valls en rueda de prensa tras recibir el conocido como Informe Badinter, que podría convertirse en el preámbulo del nuevo Código del Trabajo francés.
Los empresarios, la derecha y los inversores extranjeros han criticado duramente esta ley, que data de la década de 1990, argumentando que ha disparado los costes laborales y disminuido la competitividad de las empresas francesas. En cambio, los socialistas y los sindicatos han defendido las 35 horas como un hito en los derechos de los trabajadores.
Esta reforma laboral estaría incluida en un amplio paquete de modificaciones que presentará en marzo el Gobierno que el presidente socialista François Hollande espera que sea una parte fundamental de su legado político.
En la nueva legislación se mantendrán las horas semanales con estas excepciones y los convenios podrán modificar las condiciones del trabajo en cuanto a horarios, descansos, vacaciones u horas extraordinarias.
En cuanto a las horas extras, Valls ha destacado que se regularán por ley y que la cuantía de la retribución se calculará de forma "distinta" a la actual. En estos momentos por ley las horas extras se pagan al menos a un 10 por ciento más que la hora convencional.