Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de encapuchados quema un edificio gubernamental de Guerrero

Un grupo de encapuchados ha quemado el edificio desde el que se desarrolla el programa gubernamental 'Guerrero Cumple', destinado a apoyar a los colectivos más vulnerables, en el marco de la crisis que se ha desatado en este estado mexicano por la desaparición de 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio).
De acuerdo con la prensa mexicana, el incidente ha tenido lugar de madrugada (hora local) cuando un grupo de encapuchados ha irrumpido en el edificio ubicado en la calle Madero de Chilpancingo para quemar las oficinas desde las que se coordina 'Guerrero Cumple'.
"Me amarraron de las manos y me taparon los ojos y la boca, pero no me pegaron. Luego escuché que rociaron gasolina y todo se prendió", ha relatado el vigilante de seguridad, en declaraciones al diario mexicano 'El Universal'.
Los asaltantes han arrasado con todo el mobiliario y el material de las instalaciones, incluidos los 20.000 expedientes que, de acuerdo con los empleados públicos, estaban allí archivados, la mayoría solicitudes de posibles beneficiarios de este programa gubernamental.
Además, el grupo de encapuchados ha pintado en las paredes de las oficinas eslóganes contra el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, del Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Este ataque se enmarca en la ola de protestas en Guerrero por la desaparición de 43 'normalistas' en los enfrentamientos que se produjeron entre el 26 y el 27 de septiembre entre estudiantes de magisterio y policías, que se saldaron con seis muertos y 25 heridos.
Se sospecha que estos 43 'normalistas' han sido víctimas de la organización criminal Guerreros Unidos, a la que algunos señalan como el brazo armado de los gobiernos municipales de la zona, por lo que las autoridades mexicanas intentan identificarlos entre los restos hallados en fosas comunes.