Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una encuesta muestra la división entre los estadounidenses por el lanzamiento de las bombas nucleares en Japón

Una encuesta de Gallup ha mostrado la división de la población estadounidense sobre la decisión de Washington hace 71 años de lanzar la bomba atómica contra Japón.
Así un 43 por ciento de los encuestados ha dicho aprobar la decisión de lanzar la bomba nuclear contra Hiroshima y Nagasaki, mientras que un 44 por ciento de los estadounidenses consultados se mostró contrario, según se ha hecho eco la cadena CBS.
Este estudio muestra una bajada ostensible sobre la aprobación de dicha acción con respecto a la última encuesta en 2005, cuando una amplia mayoría decía estar de acuerdo con la medida de la administración del presidente Harry Truman.
El sondeo muestra que los estadounidenses están divididos, por sexo, raza, afiliación política y edad. La mayoría de blancos, hombres y republicanos aprueban el ataque nuclear, mientras que la mayoría de estadounidense no blancos, la mayoría de mujeres y la mayoría de demócratas están en desacuerdo.
Los estadounidense menores de 45 años son más reacios a la decisión de Truman, mientras que los norteamericanos mayores de 55 años tienden a aprobar el lanzamiento de la bomba atómica.
Este viernes, el presidente, Barack Obama, se convirtió en el primer mandatario estadounidense en visitar Hiroshima y rindió homenaje a las víctimas de la bomba atómica lanzada por su país en 1945.
En su discurso, Obama abogó por "mirar a los ojos de la Historia" para no repetir los mismos "errores", si bien evitó pedir perdón por las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial.
Obama depositó una corona de flores junto al monumento que recuerda a las 140.000 personas que perdieron la vida en Hiroshima por el lanzamiento de la bomba el 6 de agosto de 1945. Ese día de "un pasado no tan lejano" la muerte "cayó del cielo", como recordó este viernes Obama, el primer presidente de Estados Unidos que visita la ciudad durante su mandato.