Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña enferma de cáncer conquista Internet con sus vídeos

Talia Joy es una joven de 13 años que tiene un canal en You Tube en el que da consejos sobre maquillaje, cosméticos y belleza. Hasta ahí la historia es de lo más normal, pero la diferencia con cientos de jóvenes que tienen este tipo de canales es que Talia padece cáncer desde el año 2007 y en sus vídeos habla con una desgarradora franqueza de su enfermedad.

Según informa ABC News, la mayoría de los vídeos de Talia están compuestos de tutoriales sobre maquillaje, su gran pasión. Pero la joven, de 13 años, ha llamado la atención por la franqueza y la madurez con la que habla en su video blog del cáncer, enfermedad que padece desde hace cinco años.
"Tengo dos tipos de cáncer en mi cuerpo a la vez", dice Talia, "preleucemia, que es un inicio de leucemia en la médula ósea y neuroblastoma. En realidad no hay ningún tratamiento para ello y es muy raro tenerlos al mismo tiempo".
El neuroblastoma es un tipo de cáncer infantil que se produce en el tejido nervioso y suele comenzar en las glándulas suprarrenales. Mientras que, la leucemia es un cáncer de la sangre o médula ósea y provoca casi un tercio de las muertes por cáncer en niños y adolescentes menores de 15 años.
"Básicamente no hay muchas opciones para el tratamiento", explica Talia en uno de sus vídeos, "los doctores me dieron la opción de seguir el tratamiento o no hacerlo y simplemente vivir la vida el tiempo restante. El cáncer ha sido un viaje increíble pero horrible, sin embargo, cada viaje tiene un fin”.
Talia explica, con una desgarradora madurez, que los médicos están barajando la posibilidad de realizar un trasplante de médula, lo que supone un duro y doloroso proceso, sin el tratamiento le quedarían entre dos meses y un año de vida.
“Yo tengo que decidir si quiero realizar el trasplante o si, simplemente, quiero vivir el resto que me queda”, afirma Talia, “pero esto no es justo, sólo tengo 13 años y no debería tener que decidir esto”.