Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de 10 años se enfrenta a la justicia por matar a su padre de un tiro en la cabeza

La policía de Nuevo México ha acusado a un niño de diez años de edad por el asesinato en primer grado de su padre. Las autoridades afirman que el chico llamó a la policía local en Belén, Nuevo México, después del tiroteo. Les informó del estado de su padre, al que había disparado con su propio rifle. Cuando la policía llegó a la vivienda encontró al hombre de 42 años, Byron Hilburn, herido de bala en la cabeza.
Las explicaciones del pequeño fueron sencillas: su padre era demasiado estricto. Todo apunta a que el hombre lo maltrataba con frecuencia, y eso desencadenó los disparos. La otra hija de fallecido y hermana del menor acusado, de seis años, estaba en la casa en el momento del suceso y puede que fuese testigo de la muerte de su padre.
Mientras la pequeña está en casa de otros familiares, la custodia del niño pasó al Departamento de Jóvenes y Familias de Nuevo México. Está acusado de homicidio después de que su padre fuera declarado muerto en un hospital de Albuquerque.

Según los vecinos, se trataba de una familia normal de padres separados en la que Hilburn tenía la custodia de sus dos hijos.  La agencia estatal responsable de la protección de los niños, sin embargo, sí ha dicho que había recibido llamadas por problemas en el hogar, entre ellas, denuncias de abuso y abandono infantil. Romaine Serna, portavoz de la agencia, fue más de siete veces al domicilio familiar desde 2003 para comprobar el estado de los menores. IM