Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueve muertos en enfrentamientos entre el Ejército libanés y Estado Islámico en la frontera con Siria

Un soldado libanés y ocho milicianos han muerto durante los enfrentamientos registrados en la madrugada del miércoles al jueves entre el Ejército y el grupo terrorista Estado Islámico cerca de la frontera con Siria, según informan los medios locales.
Los enfrentamientos han tenido lugar en Ras Baalbeck, en el valle de la Bekaa, y durante los mismos el Ejército libanés ha atacado un puesto de mando de Estado Islámico, consiguiendo "limpiar las posiciones" del grupo terrorista, según ha informado la agencia oficial de noticias NNA.
En la operación, que se ha prolongado hasta el amanecer, también han participado helicópteros. Este jueves por la mañana reinaba una cierta calma, si bien seguían escuchándose disparos de metralleta de forma intermitente.
La localidad cristiana de Ras Baalbeck ha registrado en el pasado algunos tensiones provocadas por el conflicto en la vecina Siria y los islamistas han intentado hasta ahora sin éxito infiltrarse en la ciudad.
Esta no es la primera vez que el Ejército libanés se enfrenta con Estado Islámico y con el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, en la zona fronteriza con el país vecino. En agosto de 2014, los grupos islamistas atacaron la localidad fronteriza de Arsal, en el noreste, y tras intensos enfrentamientos, secuestraron a 30 policías y soldados libaneses.
Estado Islámico sigue teniendo en su poder a nueve soldados, después de que asesinó a dos de ellos, mientras que el Frente al Nusra liberó el pasado 1 de diciembre a los 16 soldados que retenía tras alcanzar un acuerdo de intercambio con islamistas presos en Líbano. La filial de Al Qaeda también ejecutó a dos de sus rehenes.