Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 125 muertos en los enfrentamientos entre milicianos de Al Qaeda y el Ejército en Anbar

Al menos 125 personas han muerto y otras 541 han resultado heridas en el mes de enfrentamientos entre grupos islamistas próximos a Al Qaeda y las fuerzas de seguridad iraquíes en la provincia de Anbar, al oeste de Bagdad, según han revelado este lunes las autoridades provinciales.
"Los hospitales y centros médicos en la provincia han recibido 125 cuerpos y 541 heridos, tanto personas de paisano como con uniformes militares, entre el 30 de diciembre y el 25 de enero", ha indicado a la agencia china Xinhua el responsable del departamento de Salud provincial, Judair Jalaf Shalal.
Por su parte, un responsable del principal hospital de Faluya, a 50 kilómetros de Bagdad, ha precisado que solo este centro ha recibido 72 cadáveres de civiles así como 305 heridos por los enfrentamientos y los ataques esporádicos con artillería contra la ciudad.
"El balance por los disparos de artillería y mortero indiscriminados en la ciudad de Faluya durante el último mes ha sido de 72 muertos y 305 heridos", ha explicado este responsable a Xinhua.
Tanto Faluya como Ramadi, la capital provincial, han sido escenario de intensos combates después de que la Policía iraquí desmanteló un campamento de protesta antigubernamental a las afueras de Ramadi a finales de diciembre.
Ambas ciudades cayeron en manos de milicianos del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS), un grupo próximo a Al Qaeda, pero las fuerzas gubernamentales consiguieron recuperar el control de Ramadi semanas después, mientras que este fin de semana el Ejército lanzó la ofensiva para recuperar esta ciudad.
El viernes pasado, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) denunció que más de 140.000 personas se han visto desplazadas por la violencia en el último mes, más de 65.000 de ellas solo en la última semana.