Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los enfrentamientos entre neonazis y antifascistas en Sacramento se saldan con diez heridos

Al menos diez personas han resultado heridas este domingo en los enfrentamientos registrados entre neonazis y contramanifestantes en la ciudad estadounidense en Sacramento, California, según el último balance.
Entre cinco y siete personas han resultado heridas de arma blanca durante los enfrentamientos, tal y como han informado fuentes policiales a la cadena de televisión estadounidense NBC.
El Departamento de Bomberos de Sacramento ha detallado que los heridos tienen entre 19 y 58 años de edad, agregando que entre ellos figura una mujer y apuntando que se espera que todos sobrevivan.
Un grupo neonazi, el Partido Obrero Tradicionalista, había convocado hacía varias semanas un evento en el lugar donde luego se produjeron los disturbios. En respuesta, se había convocado una contramanifestación.
Matt Parrott, uno de los líderes del grupo, ha asegurado que la protesta había sido convocada para rechazar los incidentes registrados recientemente durante los actos del precandidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.
En respuesta, el grupo Acción de Sacramento Antifascista convocó una contramanifestación, argumentando que tenía el "deber moral" de evitar que "los nazis de toda la Costa Oeste" lograran una plataforma para expresar su opinión.
El Partido Obrero Tradicionalista se define como "el primer partido político creado por y para las familias trabajadoras". "Nuestra misión es defender la fe, la familia y al pueblo ante los políticos y oligarcas que están arruinando a Estados Unidos", proclama.
Asimismo, asegura que su objetivo es "un futuro pacífico y próspero libre de explotación económica, de la tiranía federal y la degeneración anticristiana".