Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El escándalo L'Oreal alcanza a Sarkozy

El escándalo salpica al presidente galo. Foto: EFEtelecinco.es
La apertura de la investigación coincide con nuevas revelaciones en el presunto caso de aportaciones ilegales al partido Unión por un Movimiento Popular (la gubernamental UMP) hechas por el diario 'Le Monde'.
El periódico asegura que la policía gala ha encontrado pruebas de la retirada de 50.000 euros de un cajero automático y cuyos datos corresponden con una cantidad supuestamente aportada al tesorero de la UMP y actual ministro de Trabajo, Eric Woerth.
Las revelaciones sobre la presunta financiación ilegal de la UMP tienen que ver con el escándalo surgido en relación con la disputa por la herencia de la multimillonaria Bettencourt quien, según el contenido de grabaciones de conversaciones privadas, hizo aportaciones de dinero al partido del Gobierno por encima de lo autorizado por la ley.
La hija de Bettencourt, que intenta desde hace meses que la Justicia imponga una tutela a su madre porque considera que no está en condiciones de gestionar su fortuna, filtró esas conversaciones a la prensa y la justicia investiga también el contenido de esas grabaciones, obtenidas con la colaboración de un antiguo mayordomo de la rica heredera de L'Oréal.
La antigua contable de la multimillonaria Liliane Bettencourt, Claire Thiboult, asegura que Woerth había recibido hasta 150.000 euros de la heredera de L'Oréal con destino a la campaña de las elecciones presidenciales que llevaron al poder a Sarkozy.
El secretario general de la UMP, Xavier Bertrand, declaró después de conocerse la iniciativa judicial que toma nota, "sin sorpresa", de la decisión, según un comunicado conocido al día siguiente de que el mismo alto cargo del partido denunciara la existencia de "métodos fascistas" en relación con las noticias acerca de la presunta financiación ilegal de la formación política.
El primer ministro, François Fillon, celebró después de la reunión semanal ordinaria del Gobierno francés una comparecencia ante la prensa, en la que manifestó que la prioridad del Ejecutivo no es hacer cambios de ministros.
Fillon se expresó así en relación a los rumores de crisis de Gobierno, especialmente por los ataques recibidos en los últimos días por el ministro Woerth, quien calificó de "calumnias" las acusaciones sobre las presuntas actividades de financiación ilegal de la UMP de las que éste habría sido protagonista.
El primer ministro aseguró que el presidente Sarkozy es quien controla su propio "calendario" y que es "amo de sus decisiones porque encarna la autoridad de la República y esa autoridad exige no ceder a las intimidaciones".
Mientras, algunos miembros del Gobierno reclaman al presidente que aborde ahora la importante reforma del Ejecutivo que había anunciado para el próximo otoño. Sin embargo, François Fillon, ha salido en defensa del Gobierno afirmando que "no cederemos a la agitación. No añadiremos una crisis política a la crisis económica y financiera", ha advertido.