Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La escasez en las reservas de maíz en Zimbabue amenaza con una crisis alimentaria en el país

El ministro de Agricultura de Zimbabue, Joseph Made, ha anunciado esta semana un aumento en las importaciones de productos alimentarios, principalmente de maíz, tras reconocer que el país se enfrenta a un importante déficit de este producto. La Organización de Naciones Unidas, por su parte, lleva meses alertando de una posible crisis alimentaria en el país africano.
Según varias organizaciones, el país podría no tener reservas de maíz más que para ocho semanas, un problema grave sobre todo porque se trata del alimento base para la gran mayoría de la población.
Las irregulares precipitaciones, la severa sequía y unas temperaturas anormalmente elevadas han devastado los cultivos hasta hacer caer la producción agrícola a la mitad este año.
El último día del año, Made ha reconocido la escasez de reservas y se ha comprometido a importar maíz para alimentar a 1,5 millones de personas. El Gobierno ya ha desembolsado 100 millones de euros en importación de maíz a lo largo de 2015.
No obstante, ante esta situación los economistas han encendido las alarmas, advirtiendo de que una caída en la recolección de maíz en la región supone una subida en los precios del producto. El Gobierno ya ha dejado de pagar los salarios de sus funcionarios el mes pasado por falta de liquidez, tal y como ha informado Radio France Internationale (RFI), por lo que sería difícil evaluar de dónde procederán los fondos para pagar dichas importaciones de cereal.