Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer escrutinio da al Frente Amplio la mayoría en la Cámara de Diputados

El gobernante Frente Amplio (FA) ha conseguido 50 escaños en la Cámara de Diputados, manteniendo así una mayoría parlamentaria que garantizaría la estabilidad de un eventual Gobierno de Tabaré Vázquez, según los resultados del primer escrutinio de los votos emitidos en las elecciones legislativas celebradas el domingo en Uruguay.
El 47,9 por ciento de los votos que ha conseguido la coalición izquierdista, finalmente le ha valido el ansiado escaño 50, que marca la diferencia entre un Parlamento con mayoría absoluta o un Congreso de mayorías de izquierda y derecha que obligaría al Gobierno a pactar ley a ley.
Por detrás, ha quedado el Partido Nacional (PN) de Luis Lacalle Pou, que con el 30,8 por ciento de los votos ocupará 32 escaños, seguido del Partido Colorado (PC) de Pedro Bordaberry, con el 12,9 por ciento de las papeletas y 13 legisladores en la cámara baja.
Los resultados obtenidos por 'blancos' y 'colorados' hace imposible que gobiernen en una coalición parlamentaria, ya que sumarían 45 escaños, por lo que tendrían que convencer a otro partidos minoritarios para desafiar al FA.
El apoyo a la coalición izquierdista neutraliza directamente al Partido Independiente (PI) y a Unidad Democrática (UD), a quienes los sondeos sobre intención de voto definían como claves en esta lucha por la Cámara de Diputados. PI ha conseguido el 3,1 por ciento de los votos y tres asientos, y UD se ha adjudicado un 0,8 por ciento de las papeletas y un legislador.
El Senado, por otro lado, estaría formado por 15 legisladores del FA, 10 del PN, cuatro 'colorados' y un independiente. Sin embargo, este reparto está sujeto a los resultados de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, prevista para el 30 de noviembre, ya que el vicepresidente se convierte automáticamente en el jefe de la cámara alta.
LA LUCHA POR EL 50º ESCAÑO
Estos resultados, recogidos por la prensa uruguaya, se basan en los resultados del primer escrutinio de las elecciones generales celebradas el domingo, pero no son definitivos, ya que podrían variar con el segundo recuento.
Aunque el FA ha conseguido el 50º escaño por un estrecho margen --150 votos--, los expertos consultados por el diario uruguayo 'El País' han indicado que es "muy probable" que el segundo recuento confirme la configuración del Congreso, ya que así ha sido históricamente.
El presidente de la Corte Electoral, José Arocena, ha explicado en declaraciones recogidas por 'Subrayado', que, de los 99 diputados, "las dos últimas bancas son muy disputadas" y, por tanto" muy difíciles de prever antes del fin del segundo escrutinio".
La ajustada pugna obedece al sistema electoral uruguayo, que es proporcional integral. La Cámara de Diputados se divide en circunscripciones departamentales --a diferencia del Senado, que es una circunscripción nacional única-- y sus escaños se reparten conforme a un juego de cocientes.
"En circunscripción departamental, hay un cociente entero que se va aplicando hasta que desaparece la posibilidad de aplicarlo y entonces quedan los cocientes decrecientes, que se van repartiendo entre los partidos que tienen más restos para absorberlos. Así se van asignando las bancas", ha detallado.
Arocena ha augurado que la configuración definitiva de la Cámara de Diputados tardará en conocerse, más allá del segundo recuento, porque prevé que las impugnaciones de los partidos políticos se dispararán "porque hay un resultado muy estrecho, lo cual es lógico".