Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los enviados especiales para Libia piden "un alto el fuego inmediato" para reanudar la ayuda humanitaria

Los enviados especiales para Libia han hecho este viernes "un llamamiento para un alto el fuego inmediato y sin condiciones en todo el territorio libio que permita la reanudación inmediata de la ayuda humanitaria".
Los enviados especiales para Libia de España, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, Malta, Turquía, Estados Unidos, la Unión Europea, la Liga Árabe y la Unión Africana se han reunido hoy en París con el representante del secretario general de Naciones Unidas, el español Bernardino León.
"Han condenado las violencias perpetradas desde el llamamiento al alto el fuego de Gadames" y "han afirmado que los que interpongan obstáculos a este proceso serán sancionados en el marco de la Resolución 2174 del Consejo de Seguridad".
Además, "han felicitado a los que, en ambos campos, han tomado parte en el diálogo y han expresado su esperanza de ver como las dos delegaciones participan plena y constructivamente en el mismo", insistiendo en que "no hay solución militar" a la crisis libia".
Los enviados especiales "han expresado su apoyo total a la mediación de León en busca de un diálogo que permita el funcionamiento normal de la Cámara de Representantes legítima, la formación de un Gobierno totalmente inclusivo y la retirada de las milicias de las ciudades y de los aeropuertos en toda Libia".
En concreto, "han dado la bienvenida a la voluntad de León de organizar, en breve plazo, un nuevo ciclo de discusiones" y han instado "a todas las partes a retirar todos los obstáculos a dichas discusiones".
Aunque han rechazado "toda interferencia exterior en Libia", han declarado que "los esfuerzos de todos los socios internacionales deben apoyar la mediación de Naciones Unidas", por lo que han acordado seguir coordinando sus esfuerzos en este sentido.
Finalmente, "han subrayado igualmente su seria preocupación frente a la amenaza terrorista que se extiende en la actual situación política y que sólo podrá ser derrotada por un Estado libio fuerte y unido", según ha informado el Ministerio de Exteriores y Cooperación de España en un comunicado.
Libia está sumida en su enésima crisis desde la caída de Muamar Gadafi, el 20 de octubre de 2011. Las milicias de Misrata se han hecho con el control de Trípoli y han creado allí un Gobierno y un Parlamento paralelos a los oficiales, que tuvieron que ser trasladados a Tobruk.