Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exministro de Defensa Cyrille Ndayirukiye se declara culpable del intento de golpe de Estado en Burundi

El exministro de Defensa burundés Cyrille Ndayirukiye, uno de los detenidos tras la intentona golpista dada en mayo de 2015, se ha declarado culpable este martes de los cargos que pesan contra él, según ha informado la emisora Radio France Internationale.
"Me declaro culpable. No podía quedarme de brazos cruzados mientras la Policía mataba a la población y el presidente, Pierre Nkurunziza, jugaba al fútbol", ha señalado, en referencia a un partido que disputó el mandatario con amigos en medio de la crisis política en el país.
Así, el general ha asumido la responsabilidad del intento de golpe de Estado, recalcando que "el objetivo era hacer respetar el Acuerdo de Paz de Arusha y la Constitución, que habían sido violados".
El juicio ha puesto de manifiesto las divisiones entre las fuerzas de seguridad durante la crisis que comenzó en abril cuando Nkurunziza anunció su intención de seguir en el poder y optar a un tercer mandato.
La oposición aseguró que su reelección violaba los términos del acuerdo de paz que se firmó en 2005 tras doce años de guerra civil. Este acuerdo de paz incluía reformas en el Ejército, que fue absorbido por los rebeldes, de mayoría hutu, y que había sido dirigido por la minoría tutsi.
El Gobierno de Burundi ha acusado a Ruanda, su país vecino, y a otros países de Occidente de entrometerse en sus asuntos internos, afirmando que todos ellos están agravando la crisis del país.
Los países occidentales temen que Burundi podría vivir de forma interna un conflicto entre etnias, desestabilizando la región que fue testigo del genocidio de Ruanda en 1994. Al igual que Ruanda, Burundi posee una mayoría étnica hutu y una minoría tutsi.