Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carta de una madre superviviente del atentado en Bruselas a su hijo no nacido

explosiones Bruselas,atentados Bruselas,Bruselas,carta madre superviviente,terrorismo yihadistatelecinco.es

Sneha Mehta y su marido, residentes en Amberes, acababan de llegar al aeropuerto de Bruselas, cuando ocurrieron los atentados. La mujer, embarazada de 16 semanas sobrevivió, y tras abandonar el escenario de los ataques fueron a un hospital, donde tras comprobar que su bebé estaba bien, decidió escribirle una carta en la que le augura nacer "en un mundo mejor".

La pareja vivió el pánico y la incertidumbre de ver cómo todo a su alrededor se convertía en escombros, mientras morían una treintena de personas.
Sneha Mehta admite que no tuvo miedo a la muerte, porque se encontraba junto al hombre que amaba. "Sabía con seguridad que sobreviviría", contó a los medios.
Salieron del aeropuerto, entre la confusión y el humo, y cogieron un taxi para llegar al hospital. Querían saber cómo se encontraba el bebé. El taxista los consoló con su conversación durante todo el trayecto.
La ecografía reveló que el feto estaba bien. El bebé – los Mehta no saben todavía si es niño o niña – parecía estar sano y feliz, ajeno en el útero materno, chupándose el dedo pulgar.
Cuando  llegaron a su casa en Amberes, Sneha sintió la necesidad de escribir una carta a su bebé. Quizás la abra cuando el niño cumpla 16 años. No lo ha decidido todavía.
Y no importa dónde esté la humanidad hoy día, sólo quiero decir que la vida es algo maravilloso, y el mundo está lleno de gente impresionante.

No solo le diste a mamá y papá fe y motivos para vivir, sino también un conocimiento y una conciencia que no teníamos antes.

Me sentí más viva que nunca, y sabía que tenía que protegerte, así que estaba tranquila, compuesta y plenamente consciente de que sobreviviremos.

Cuando llegamos a emergencias en Sint-Augustinus, y te vimos tan ajeno a todo y chupándote el dedo pulgar en la ecografía, y haciendo tus acrobacias habituales, se evaporó toda la desconfianza, el odio y la angustia por el ataque terrorista.

Espero de todo corazón que nazcas en un mundo mejor, y si no, que hagas todo lo posible para que sea así.

Eres lo más precioso para nosotros, y ya has sido un héroe hoy. Creo que el mundo te ha enviado tanto amor y esperanza, que debes dedicar a devolver esa bondad.

Que siempre seas valiente y saludable. Es indescriptible lo mucho que te queremos.

"Mamá y papá".