Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cinturón de explosivos encontrado en Montrouge no tiene ADN de Salah Abdeslam

Los investigadores franceses han llegado a la conclusión de que el cinturón de explosivos encontrado en Montrouge diez días después de los atentados que acabaron con la vida de 130 personas el 13 de noviembre en París no tiene restos de ADN de Salah Abdeslam, uno de los terroristas que participó en los ataques y que permanece en paradero desconocido.
Según ha informado la cadena de televisión gala BFM, el ADN que aparece en el cinturón de explosivos encontrado diez días después de los atentados en un contenedor de Montrouge, en las afueras de París, corresponde a otra persona.
Los investigadores pensaron en un primer momento que era de Salah Abdeslam, que en la noche de los atentados se encontraba en Chatillon, un pueblo cercano. Sin embargo, los resultados del análisis de ADN han descartado esa hipótesis.
En las pesquisas, se han encontrado huellas dactilares de Hadfi Bilal, uno de los kamikazes que detonó su carga en el Estadio de Francia, así como un ADN de una persona no identificada en un segundo cinturón de explosivos, el de Brahim Adeslam, el hermano mayor de Salah Abdeslam.
El ADN de esa persona aún no identificada también ha sido encontrado en uno de los escondites de los terroristas, un piso alquilado con nombre falso Auvelais, en Bélgica. Esta persona, según los investigadores, habría manejado dos artefactos explosivos y podría ser uno de los terroristas.