Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ya son 72 los muertos en el atentado de Lahore, 29 menores de edad

Al menos 29 de los 72 fallecidos en el atentado suicida perpetrado este domingo en la ciudad paquistaní de Lahore son menores de edad, según los últimos datos oficiales recogidos por la prensa paquistaní.

Además hay que contabilizar siete mujeres víctimas mortales de este atentado perpetrado por el grupo talibán Jamaat ul Ahrar, que reivindicó este ataque "contra los cristianos", una minoría en Pakistán. También hay 300 heridos.
Hasta ahora las autoridades han podido devolver a las familias los cuerpos de 50 de los muertos tras haber sido identificados. Entre los fallecidos están los siete miembros de una misma familia.
El suicida detonó la bomba que portaba junto a la entra del parque Gulshan e Iqbal de la ciudad paquistaní de Lahore, en el este del país, a escasos metros de una atracción de un parque infantil.
Los primeros indicios apuntan a que la bomba contaba con rodamientos de metal, que hicieron las veces de metralla, por lo que se sospecha que el atentado pretendía causar el mayor número de víctimas y de forma indiscriminada. El Ejército ha sido ya desplegado en la zona, que ha quedado acordonada por las fuerzas de seguridad.
Poco después del atentado, el gobierno de la región de Punjab, donde se encuentra Lahore, ha ordenado el cierre de todos los parques públicos y ha anunciado tres días de luto en la provincia. También se han cerrado centros comerciales y las principales de la ciudad han quedado desiertas.
GOLPE EN EL CORAZÓN DEL GOBIERNO
El atentado suicida es una puñalada en el corazón de la base política del primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif. Lahore, capital de Punjab -- en el norte del país --, ha sido un lugar tradicionalmente pacífico pero los críticos del primer ministro le acusan de haber canjeado seguridad a cambio de una enorme permisividad con los milicianos para no perder su granero de votos.
La tensión, sin embargo, se encuentra en un punto álgido desde hace dos años, cuando Pakistán lanzó una importante ofensiva contra las milicias yihadistas en Waziristán del Norte, frontera con Afganistán, para cortar las rutas de suministros de los talibán.
El año pasado sin ir más lejos, un artefacto explosivo acabó con las vidas de un importante ministro de la provincia y de otras seis personas al estallar en el domicilio del fallecido.
CONDENAS
Estados Unidos ha condenado ya este "cobarde" atentado. "Este acto cobarde en lo que era un parque tranquilo y plácido parque ha matado a decenas de civiles inocentes y ha dejado decenas de heridos. Enviamos nuestras más profundas condolencias a los seres queridos de los fallecidos y nos acordamos y recamos de los muchos heridos en la explosión", ha afirmado un portavoz.
"Estados Unidos está con el pueblo y el Gobierno de Pakistán en esta difícil hora. Vamos a seguir trabajando incansablemente con nuestros socios en Pakistán y toda la región para arrancar de raíz el azote del terrorismo", ha añadido.
También ha condenado el atentado de la Nobel de la Paz Malala Yousafzai. "Estoy desolada por la muerte sin sentido de inocentes en Lahore. Mi corazón está con las víctimas y sus familias y amigos", ha afirmado.
"Condeno este atentado en los términos más contundentes posibles. Estamos con las familias de las víctimas. Pakistán y el mundo deben unirse. Cada vida es valiosa y debe ser respetada y protegida", ha concluido.
Del mismo modo, el Gobierno de España ha condenado de forma "enérgica" el "brutal" atentado y recalca el hecho de que los terroristas querían matar a civiles, principalmente mujeres y niños.
"Por el objetivo elegido se trata de una acción terrorista particularmente execrable", subraya el Ejecutivo.