Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de 57 familiares de presos palestinos visita a varios detenidos en cárceles israelíes

Un grupo de 57 familiares de presos palestinos encerrados en Israel ha salido este lunes de la Franja de Gaza para visitar a los detenidos, en lo que ha supuesto la quinta visita de este tipo desde 2007, según ha informado la organización palestina Husam.
El portavoz de Husam, Muwafak Hmeid, ha señalado que esta visita se produce tras la muerte de dos familiares de los presos poco antes de que pudieran llevar a cabo la misma, según ha apuntado la agencia de noticias palestina Maan. La madre del reo Imad Shehadah falleció el lunes de la semana pasada cuando viajaba en autobús para visitar a su hijo.
Israel prohibió las visitas de los familiares a los reclusos procedentes de Gaza en 2007, en represalia por el secuestro del soldado israelí Gilad Shalit, quien fue liberado el pasado mes de octubre a cambio de la excarcelación de un millar de presos palestinos gracias a un acuerdo en el que había actuado Egipto de mediador. Israel también había cortado el suministro de material educativo y limitado el acceso a la televisión a los presos de Gaza.
Las visitas forman parte del acuerdo a que se llegó el pasado mes de mayo para poner fin a la huelga de hambre que mantenían alrededor de 1.600 presos para reclamar mejores condiciones de vida carcelaria.
Otra de las peticiones era que Israel pusiera fin a su política de encarcelamiento de supuestos terroristas sin juicio previo, la llamada "detención administrativa", que ha sido aplicada a 320 de los 4.800 presos palestinos que se encuentran en las cárceles israelíes. Esta segunda demanda no figura en el acuerdo de mayo, en el que también medió Egipto, porque Israel se negó a aceptarla "por motivos de seguridad".
Abdalá Qandil, portavoz de una asociación de presos de Gaza, acusó en julio a Israel de haber violado el acuerdo de mayo, por considerar que las visitas no fueron gestionadas con la celeridad debida, que no han favorecido a un número suficientes de familias y que las visitas están sometidas a fuertes restricciones.