Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fin del Apocalipsis

Después de un fin de semana de encierro y malestares, hoy por la mañana fui al doctor. Reacción febril por algún desorden estomacal. Nada que ver con la influenza AH1N1, pero quizá sí con su variante psicosomática. Dentro de la clínica, no pude ver la sonrisa de nadie. Me esforcé para que la mía se me notara en los ojos. La sala de espera se encontraba más llena de lo común; no tanto por sospechosos de esta nueva gripe, sino por pacientes regulares que aprovecharon estos días de descanso obligado para ir a consulta. Mi médico me recetó y me dijo que no comiera fuera de casa…¡pero si no hay restaurantes abiertos! Se lo hice notar y ambos reímos.
Universitarios y bachilleres retornarán este jueves a las aulas. Los restaurantes abrirán el miércoles pero deberán evitar lo inevitable: que sus comensales sean muchos y que estén demasiado cerca. El lunes 11 los niños regresarán a clases. Ya sabemos cuándo volverá casi todo, sólo falta saber cuándo lo hará la normalidad. Porque esa no nos la robó la influenza, esa se nos fue hace muchos años con la delincuencia y la contaminación. Con la sobrepoblación y el narcotráfico. Conforme se acerca el final de la alerta, van volviendo a la agenda todos los otros pendientes.
Hasta que una nueva mutación diga lo contrario, esta gripe no ha sido tan mortal y contagiosa como se pensó. Pero sí resultó ser un virus altamente mediático. Dentro y fuera de México. Para bien y para mal de México. No recuerdo haber visto la cara de algún presidente tantas veces, en tan poco tiempo, como en estos días.
Al día de hoy, la gripe provocada por el famoso nuevo virus ha provocado 26 muertes en territorio mexicano. Al parecer, las medidas tomadas por el gobierno están siendo exitosas y eso ha evitado una tragedia mayor. Lo cierto es que conforme van bajando los cubrebocas, vuelven a quedar desnudas las carencias. De acuerdo a Milenio, un diario nacional, sólo el sábado pasado fueron asesinadas 27 personas por ajustes de cuentas entre el narco. Para esa epidemia el gobierno no ha encontrado medidas exitosas.