Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas de Gadafi que controlaban el hotel Rixos se rinden

Ya en la calle. Foto: Reuters.telecinco.es
Las fuerzas leales al líder libio, Muamar Gadafi, que mantenían controlado el hotel Rixos, en Trípoli, impidiendo salir de él a una treintena de periodistas extranjeros, se han rendido, según informa la cadena de televisión latinoamericana TeleSur a través de su cuenta de Twitter.
Según esta televisión, uno de cuyos reporteros, Rolando Segura, estaba en el interior del hotel, "los 37 periodistas ya salieron del lugar".
Mientras tanto, Saadi Gadafi, el hijo futbolista del líder libio Muamar Gadafi, está tratando de ponerse en contacto con Estados Unidos y con el Consejo Nacional de Transición (CNT) para negociar un alto el fuego en Trípoli, donde los rebeldes controlan ya la mayor parte de la ciudad, según informa la cadena CNN.
En cualquier caso, los enfrentamientos entre las fuerzas leales y los sublevados continúan un día después de que el palacio presidencial fuera tomado por los rebeldes. Así, según fuentes de las milicias, las tropas del dictador siguen bombardeando varias zonas del centro de Trípoli, al tiempo que se intensifican los combates en el sur del país. Los insurgentes mantienen que el líder libio permanece "en algún lugar" de la capital. Las fuerzas leales al líder libio, Muamar Gadafi, están bombardeando varios distritos del centro de Trípoli, incluido el complejo de Bab al Aziziya, según ha informado un portavoz rebelde. 
El reportero de la cadena Nic Robertson ha indicado que ha estado en contacto con Saadi Gadafi, que llegó a jugar en la liga italiana y era presidente de la Federación de Fútbol libia, a través de correo electrónico. En dicho mensaje, ha asegurado tener "autoridad" para negociar, según Robertson. 
El bastión, cercado
Asimismo, las fuerzas rebeldes están avanzando desde el este y el oeste hacia Sirte, la ciudad natal de Muamar Gadafi, y algunas de las unidades se encontrarían ya a unos 55 kilómetros en el que se considera el último bastión de las fuerzas gubernamentales.
Según ha informado el Consejo Militar de los rebeldes en Misrata, en el oeste, los sublevados se están encontrando escasa resistencia en su avance por la carretera de la costa hacia Sirte.
Un comandante rebelde en Misrata ha indicado al diario británico 'The Guardian' que sus fuerzas esperan encontrarse con los rebeldes que están avanzando desde el este de Sirte, tras hacerse aparentemente con el control de las ciudades petroleras de Brega y Ras Lanuf.
"Podemos unirnos con las otras fuerzas del frente este", ha explicado un responsable rebelde de logística en Misrata, Anwar Sarwan, asegurando que las fuerzas insurgentes están haciendo "buenos progresos".
Por otra parte, los rebeldes de Misrata están enviando columnas de hombres, artillería y munición por carretera hacia Trípoli, al oeste, y unos 2.000 combatientes estarían ya controlando el este de la capital, según el 'Guardian'