Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas saudíes matan a seis milicianos por el asesinato de un alto cargo militar

Las fuerzas de seguridad de Arabia Saudí han matado a tiros a seis supuestos milicianos como sospechosos del asesinato del general Badr Hamid Sarij al Rashidi, miembro de las tropas especiales, un crimen atribuido al Estado Islámico.
El Ministerio de Interior ha informado en un comunicado publicado por la agencia de noticias oficial SPA de que las autoridades localizaron en la región de Qasim a los seis hombres gracias a los servicios de Inteligencia y a varios testigos.
"Cuando sintieron que les estaban siguiendo abrieron fuego y se adentraron en una zona desértica donde fueron localizados", ha relatado. Se produjo un tiroteo en el que los sospechoso murieron y, "gracias a Dios, ningún agente resultó herido".
"Las autoridades permanecerán como un baluarte contra todos aquellos que quieran desestabilizar al país o la seguridad de sus ciudadanos y residentes implementando esquemas criminales, siguiendo los dictados de organizaciones corruptas", ha advertido.
La muerte de Al Rashidi se conoció en un vídeo difundido el mes pasado en las redes sociales. Sus ejecutores juraron lealtad al Estado Islámico, aunque no se ha confirmado que efectivamente actuaran a las órdenes de la organización terrorista.
Los milicianos de negro han reivindicado la autoría de varios atentados en suelo saudí en los que han muerto más de 50 civiles, la mayoría chiíes, así como 15 miembros de las fuerzas de seguridad.