Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas de seguridad desactivan un coche bomba en un barrio de Trípoli

Las fuerzas de seguridad libias han desarticulado este lunes un coche bomba en el barrio de Mansura, en la ciudad de Trípoli, apenas un día después de que un triple atentado con coches bomba que tenían como objetivo las sedes del Ministerio de Interior y de la Seguridad Nacional en la capital libia dejara un balance de dos muertos y tres heridos.
La Unidad de Desactivación de Explosivos y la Unidad de Defensa Civil se desplazaron al lugar en el que se encontraba el coche bomba después de que varios residentes informaran al Departamento de Seguridad de la presencia de un coche sospechoso, según ha informado el diario 'The Libya Herald'.
Un total de 32 simpatizantes del ex líder libio Muamar Gadafi han sido detenidos por la cadena de atentados con bomba ejecutada el domingo. Un miembro del Comité Supremo de Seguridad informó de que los 32 detenidos forman parte de una organización criminal. "Se ha establecido una conexión entre los ataques y el grupo", dijo.
La primera de las explosiones se produjo en las inmediaciones del Ministerio de Interior, sin que se registraran víctimas mortales. A su llegada, la Policía localizó otro coche bomba que no ha llegado a explotar.
La segunda y la tercera de las explosiones se produjeron en los alrededores de una antigua academia policial para mujeres, que el Ministerio de Defensa utiliza actualmente como centro de detenciones y de interrogatorios. Dos personas de entre 20 y 30 años fallecieron a causa de las dos últimas explosiones, mientras que otras tres resultaron heridas.
Esta fue la primera vez que un atentado perpetrado en Libia se salda con víctimas mortales desde la caída del Gobierno de Gadafi, el 20 de octubre de 2011. En las últimas semanas, el país árabe ha sufrido una ola de violencia, que se vive con especial intensidad en su mitad oriental.