Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo gobernador de Guerrero pide estar listos para "cualquier desenlace" del caso Iguala

El nuevo gobernador del estado mexicano de Guerrero, Rogelio Ortega, ha instado este jueves a estar listos para "cualquier desenlace" en el caso de la desaparición de 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio) en el municipio de Iguala, aunque "podrían estar vivos".
Ortega se ha referido en una rueda de prensa celebrada este jueves a la reunión que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, mantuvo el miércoles, durante más de seis horas, en la residencia oficial de Los Pinos con familiares y amigos de los 43 'normalistas'.
En este encuentro, Peña Nieto y sus interlocutores firmaron un acuerdo por el que el Gobierno se compromete a intensificar la búsqueda de los jóvenes desaparecidos. El jefe de Estado ha prometido "dar con los responsables y aplicar la ley tope donde tope".
"Este gesto del presidente debe ser valorado, (como una forma de) prepararnos para que vayamos a cualquier desenlace pero con Justicia, con generosidad para apoyar a los familiares de los jóvenes que asesinaron y de los 43 'normalistas' 'desaparecidos", ha dicho Ortega.
El jefe regional ha destacado la actuación de Peña Nieto "para que los padres de familia tengan información veraz transparente de la gran búsqueda que se está haciendo con todo el peso del estado para encontrar con vida a los 43 'normalistas'".
"PODRÍAN ESTAR VIVOS"
A pesar de esta advertencia, Ortega ha revelado, en una entrevista televisiva que se difundirá en las próximas horas, que, según los compañeros y lo padres de los 43 'normalistas', éstos "podrían estar vivos".
"A mí me han dicho, y eso me da optimismo, los propios muchachos de (la Escuela Rural de) Ayotzinapa" que los jóvenes desaparecidos "se dislocaron en dos grupos, uno avanzó hacia la sierra, rumbo al mar, y otros a lindes de Guerrero, Estado de México y Morelos", ha dicho.
Ortega ha detallado que se han encontrado "evidencias, no certezas, de que estuvieron en un lugar". "Lo digo porque eso ayuda, a mí me da fe, y yo digo: busquémoslos, que no se agote la búsqueda, como cuando salimos a buscar a un naufrago, y de pronto se encuentra", ha instado.
"RESTABLECER LA PAZ"
Por otro lado, Ortega se ha mostrado consciente de que su gran reto es "restablecer la paz y recomponer el tejido social en Guerrero". "Ese es el desafío que tenemos", ha subrayado, según ha informado el diario mexicano 'Milenio'.
Para ello, ha pedido la colaboración de todos los partidos políticos. "Nosotros tendremos un Gobierno de puertas abiertas, abierto al diálogo. A los diputados de las diferentes facciones les pedimos que nos ayuden, Guerrero necesita de ellos", ha afirmado.
UN MES SIN NOTICIAS
Los 43 'normalistas' desaparecieron entre el 26 y el 27 de septiembre en el marco de una protesta contra al reforma educativa del Gobierno mexicano que desembocó en violentos enfrentamientos con la Policía que se saldaron con seis muertos y 25 heridos.
La Procuraduría General de la República (PGR) ha confirmado que el Gobierno y la Policía de Iguala estaban confabulados con el 'mini-cártel' Guerreros Unidos para hacer desaparecer a estos 43 'normalistas', por lo que las autoridades mexicanas intentan identificarlos entre los restos hallados en fosas comunes.
La PGR ha emitido órdenes de captura contra Abarca y su mujer, que están en paradero desconocido. También acusa de este crimen al jefe de sicarios 'El Gil', así como al secretario de Seguridad Pública y al subjefe de la Policía municipal, Felipe Flores Velázquez y César Navas González.