Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobernador de Missouri declara el toque de queda ante los disturbios de Ferguson

El gobernador de Missouri, Jay Nixon, ha anunciado un toque de queda a partir de la medianoche de este sábado en la localidad de Ferguson para intentar poner coto a la escalada de la violencia desatada tras la polémica muerte el 9 de agosto de un joven adolescente negro, Michael Brown, por disparos de un agente de la Policía. Además se ha decretado el estado de Emergencia.
"Esta noche habrá toque de queda. No lo aplicaremos con camiones. No lo aplicaremos con armas. Vamos a comunicarnos", ha destacado Nixon en una intervención desde una iglesaia del barrio de Saint Louis.
"Este no es el silencio de la gente de Ferguson, de esta región ni de otras, sino que pretende contener a quienes están ahogando la voz de la gente con sus actos", ha afirmado Nixon. "Por la mañana esta comunidad se alzará con el sol para renovar su aspiración de justicia", ha añadido. "No podemos permitir que la voluntad enferma de unos pocos socabe la buena voluntad de la mayoría", ha añadido Nixon.
El gobernador de Missouri responde así a los saqueos que se han producido por las noches aprovechando el descontento por la muerte de Brown.
El toque de queda estará en vigor hasta las 5.00 horas del domingo, según ha informado el capitán de la Patrulla de Carreteras del Estado de Missouri, Ron Johnson, según recoge la radio pública estadounidense, NPR. Johnson ha explicado que la medida podría prorrogarse, pero que se decidirá día a día.
Johnson ha revelado que 40 agentes del FBI están haciendo una labor puerta a puerta para hablar con los vecinos y conseguir información sobre el incidente.
Brown, de 18 años, murió el pasado sábado tras una discusión con el agente Darren Wilson, cuyo contenido todavía no ha trascendido. Sin embargo, la negativa de la Policía a divulgar inicialmente el nombre del agente provocó unas fuertes protestas de la población y una durísima respuesta policial cuyas imágenes han dado la vuelta al mundo.