Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un gobernador de Nigeria declara la "guerra" a los pastores nómadas fulani

El gobernador del estado nigeriano de Ekiti, Ayo Fayose, ha declarado este martes la "guerra" contra los pastores nómadas, después de la muerte de otras dos personas en un ataque protagonizado por fulani en este estado.
"Es una guerra contra Ekiti, y debe ser combatida con todas nuestras fuerzas", ha dicho, en unas declaraciones que suponen un incremento del tono tras los últimos incidentes de este tipo en lo que va de año.
"El asesinato de nuestra gente debe acabar. Es deliberado, y debemos tomar todas las acciones necesarias para ponerle fin. Han matado a dos, nos han matado a todos, la lucha contra un hombre de Ekiti es una lucha contra todos", ha recalcado.
Asimismo, ha anunciado que enviará un proyecto de ley para prohibir el pastoreo por parte de nómadas, recalcando que deben trabajar en zonas fijas, lo que supondría un asentamiento al que los fulani se oponen.
"Allí donde encontréis una vaca pastando en vuestro camino, acabad con ella. Voy a criminalizar el pastoreo en zonas equivocadas. Se esconden bajo el pastoreo para matar gente, operan en la noche", ha sostenido Fayose.
En este sentido, el gobernador de Ekiti ha dicho que "hay gente detrás de ellos, usando AK47". "Violan a mi mujer, violan a mis niños... si lo intentan ¡acabad con ellos!", ha exigido, según ha informado el diario nigeriano 'Daily Post'.
Las palabras de Fayose van más allá de las de cualquier otro alto cargo nigeriano sobre el conflicto con los fulani, después de que el presidente, Muhamadu Buhari, reclamara el mes pasado a soldados y policías que "tomaran las medidas necesarias para poner fin a las matanzas".
Los fulani, mayoritariamente musulmanes, y los agricultores, fundamentalmente cristianos, han protagonizado enfrentamientos durante décadas en torno a los territorios y los recursos, especialmente en el centro del país.