Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los guardacostas dan un ultimátum de 48 horas a BP para que presenten un plan efectivo

Los guardacostas especifican que debe ser un sistema operativo de forma rápida. Se muestran preocupados porque la petrolera no ha desplegado los recursos suficientes para contener la marea, según los nuevos cálculos de los expertos que hablan de una media de 40 mil barriles al día.
La advertencia de los guardacostas se une a las reiteradas peticiones que ha hecho la Casa Blanca y el propio presidente Obama sobre los intentos fallidos de BP para controlar la marea negra.
Exactamente, los encargados de vigilar la costa estadounidense han asegurado que la compañía tiene que tener, en menos de 48 horas, "un plan más efectivo" para acabar con el escape.
Calmar la tensión
El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente estadounidense, Barack Obama, han mantenido una conversación telefónica, en la que han tratado de rebajar la tensión bilateral surgida a raíz del vertido de petróleo en una explotación de BP en el golfo de México. 
Cameron ha sido criticado en el Reino Unido, incluso por parte de miembros de su partido, como el alcalde de Londres, Boris Johnson, por no salir en defensa de BP tras las duras declaraciones realizadas por Obama contra la compañía británica.
Hasta ahora, desde el 10 de Downing Street se ha rechazado que en Estados Unidos haya una "retórica anti-británica" en relación con el vertido, como manifestó Johnson, y el viceprimer ministro, Nick Clegg, dijo el viernes en Madrid que Londres no permitirá que el asunto se convierta en "un ojo por ojo, diente por diente político".   LA