Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesino de la guardería belga llevaba chaleco antibalas y tres cuchillos

Los vecinos muestran su dolor por las víctimas ante la guardería. Foto: AP.telecinco.es
El joven acusado de la muerte de dos niños y una de sus cuidadoras en una guardería en Dendermonde, al noroeste de Bélgica, llevaba tres cuchillos, un hacha y una pistola falsa, y se había puesto un chaleco antibalas. Medios belgas creen que el agresor tenía la intención de visitar otra guardería en los alrededores de la primera.
El fiscal de la localidad, Christian Du Four, ha explicado que cerca del lugar de los hechos fueron encontrados dos cuchillos que, "sin ninguna duda", pertenecían al autor, mientras que el joven, cuando fue detenido, portaba en una mochila otra cuchillo, un hacha pequeña y una pistola falsa. Du Four no ha confirmado si, como señalan varios medios belgas, el agresor tenía la intención de visitar otra guardería en los alrededores de la primera.
El joven, de nacionalidad belga, irrumpió por la mañana en una guardería con la cara pintada de blanco y negro y, tras dirigirse al área de los bebés, la emprendió a cuchilladas de manera indiscriminada con los niños y adultos que encontró. Dos niños y una mujer resultaron muertos y otros diez pequeños y dos adultos fueron heridos de gravedad. Escapó del lugar en una bicicleta pero fue detenido poco después en un supermercado de un pueblo cercano.
La fiscalía lo ha inculpado de asesinato y tentativa de asesinato y ha pasado a detención preventiva. En los interrogatorios efectuados por la policía y el juez de instrucción el presunto asesino se ha negado a colaborar y no ha facilitado ninguna información. Aunque no ha confesado los hechos, la fiscalía no duda de que es el autor, ya que ha sido identificado por las víctimas.
No obstante, se ha confirmado que no tiene antecedentes penales ni se había escapado de un centro psiquiátrico, como se aventuró, y también que en el momento de los hechos no estaba bajo los efectos del alcohol o las drogas.
Además, el fiscal ha dejado claro que, por el momento, no se conoce el móvil del crimen. Por eso el juez de instrucción ha designado a tres psiquiatras para establecer un retrato del acusado, que se encontraba en paro y vivía solo.
Ni confiesa ni se conoce el móvil del crimen
MV