Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de 23 guerrilleros del FMLN se entrega a la Policía en Zamboanga

Un total de 23 guerrillero del Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) se han entregado a la Policía filipina, en medio de los combates que desde el pasado 9 de septiembre asuelan la ciudad de Zamboanga, ubicada en la isla de Mindanao (sur).
Este grupo de desmovilizados ha aparecido a última hora del martes junto al jefe de la Policía de Zamboanga, José Chiquito Malayo, quien asegura que se han rendido porque proceden de la vecina ciudad de Basilán y desean regresar allí.
En un primer momento, las autoridades filipinas informaron de que Chiquito Malayo había sido secuestrado el martes por la mañana por guerrilleros del FMLN cuando estaba llegando junto a sus hombres a la localidad de Areno Blanco.
Sin embargo, el jefe policial ha explicado que en realidad estaba negociando con los insurgentes cuando perdió el contacto con sus compañeros, de ahí que pensaran que había sido secuestrado, de acuerdo con la cadena filipina ABS-CBN.
Al parecer, el interlocutor de Chiquito Malayo en estas negociaciones, el comandante del FMLN Usung Ugong, ha revelado que los guerrilleros entraron en Zamboanga porque su líder, Nur Misuari, les ordenó realizar una marcha pacífica hacia el Ayuntamiento.
"Dice que Misuari le dijo que iban allí para realizar una marcha pacífica y que fueron sorprendidos por la actuación de las fuerzas de seguridad, por lo que decidieron esconderse en la selva y permanecer allí hasta saber qué hacer", ha relatado el portavoz militar Ramón Zagala.
En este contexto, la secretaria de Interior, Mar Roxas, ha anunciado que el Gobierno investigará si la versión de Ugong es cierta y los guerrilleros desmovilizados "fueron engañados" por Misuari para que entraran en combate en Zamboanga.
Los enfrentamientos en Zamboanga comenzaron hace nueve días, cuando 40 hombres del FMLN vestidos de civil y desarmados llegaron a la ciudad para escoltar a Misuari y fueron detenidos, dando lugar a un ataque al que se sumaron cientos de combatientes procedentes de otras localidades.
El Ejército ha informado hoy de que al menos 90 personas han muerto y 160 han resultado heridas, detallando que hay siete muertos y 39 heridos entre los civiles; 11 muertos y 112 heridos entre las fuerzas de seguridad; y 72 muertos y nueve heridos entre la guerrilla musulmana.
A ello hay que sumar las miles de personas que han tenido que abandonar sus hogares a causa de los combates. Las autoridades locales directamente han ordenado la evacuación forzosa de los barrios de Santa Catalina, Santa Bárbara, Talón-Talón, Río Hondo y Mampang.
DIÁLOGO CON EL GOBIERNO
Aunque el motivo de estos combates habría sido la detención de los escoltas de Misuari, la situación regional es tensa desde el pasado mes de agosto, cuando Misuari decidió proclamar unilateralmente la independencia de Zamboanga, Basilán, Palawan, Sulu, Tawi-tawi y los territorios malasios de Sabá y Sarawak.
Zamboanga es la sede del diálogo que el Gobierno está llevando a cabo con el FMLN con la finalidad de iniciar un proceso de paz. Su alcaldesa, Isabelle Climaco, ya ha pedido al Ejecutivo que traslade los contactos exploratorios a otra ciudad.
El FMLN ha decidido mantener su lucha para instaurar un Estado islámico en el sur de Filipinas, a pesar de que el Frente Moro de Liberación Islámica (MILF) --una escisión suya-- acordó la paz con el Gobierno el 7 de octubre de 2010.
El Ejecutivo está ultimando las negociaciones para un acuerdo de paz con MILF, que se prevé tenga como resultado la creación de la Entidad Política Bangsamoro, que sustituirá a la Región Autónoma en Mindanao Musulmán (ARMM).