Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos un muerto y ocho heridos tras la explosión de una bomba sin detonar de la II Guerra Mundial

Al menos un trabajador de la construcción ha fallecido y otros ocho han resultado heridos por la explosión de una bomba que permanecía sepultada en la localidad alemana de Euskrichen (oeste del país) desde la II Guerra Mundial.
El operario se encontraba excavando en la calle cuando la pala golpeó la bomba, que hizo inmediatamente explosión. "El conductor murió, y varios otros que estaban cerca de la excavación resultaron heridos: dos de gravedad y seis leves", informó el portavoz policial, Norbert Hardt.
La presencia de bombas sin detonar es un fenómeno común en Alemania, asolada por artillería y aviación en los últimos meses de la guerra. De hecho, las compañías de la construcción suelen contratar a equipos privados de artificieros para asegurarse de que no hay explosivos en los lugares donde tienen previsto iniciar obras.