Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hermano de Ocalan dice que el líder del PKK no recibe visitas desde hace tres meses

El hermano del líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdulá Ocalan, ha asegurado este miércoles que el líder kurdo no ha recibido visitas en la cárcel de la isla de Imrali desde hace tres meses, expresando su temor por su estado de salud.
"Los amigos del presidente 'Apo' --apodo con el que es conocido Ocalan--, que estaban encarcelados junto a él, han sido trasladados a otra prisión cerca de Ankara", ha indicado Osman Abdulá, según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.
"Estamos descontentos y tenemos sospechas sobre la salud del presidente Apo", ha dicho, agregando que desde abril de 2015 Ocalan no ha recibido visitas ni a sus abogados ni de la delegación del prokurdo Partido Democrático del Pueblo (HDP).
Ocalan fue capturado en Kenia el 15 de febrero de 1999 en una operación que contó con la colaboración clave de los servicios secretos israelíes. Fue entregado a Turquía y condenado a muerte por traición y separatismo y desde entonces se encuentra preso en la isla cárcel de Imrali, en el mar de Mármara, donde es el único interno.
Este mismo miércoles, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha negado este miércoles la existencia de un 'problema kurdo' en el país, asegurando que el problema es "el terrorismo", en medio de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y el PKK en el sureste del país.
Unos 200 militares y policías y cientos de milicianos han muerto desde el pasado 15 de diciembre, cuando las fuerzas turcas iniciaron una ofensiva contra el PKK.
En julio se rompió el alto el fuego pactado por el PKK y Turquía en el marco de unas negociaciones de paz que pretendían cerrar un conflicto que se ha cobrado más de 40.000 vidas desde que estalló, en 1984. El alto el fuego estuvo en vigor dos años.