Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hermanos El Bakraoui, delincuentes fichados, pero libres de atentar

El pequeño de los dos, Khalid, tenía 27 años y se hizo estallar en el metro. Había sido detenido en 2011 por robo con violencia. Fue el encargado de alquilar, con identidad falsa, este apartamento que la policía asaltó la semana pasada buscando a Salah Abdeslam. El otro hermano, el hermano mayor era Ibrahim El Bakraoui de 30 años,  quien hizo estallar su cinturón de explosivos en el aeropuerto. En 2010 participó en un tiroteo con la policía en el que hirió a un agente. Su pista ha conducido hasta este barrio de Saerbek desde donde se cree que se prepararon los atentados.  En uno de los pisos se han encontado 15 kilos de explosivos, clavos y una bandera de Estado Islámico. Su ordenador ha sido encontrado en una papelera cerca del lugar donde prepararon los explosivos. Había escrito una especie de testamento sin referencias a Estado Islámico pero en el que se puede leer esta frase:  "Estoy siendo buscado por todas partes, ya no estoy seguro. No quiero acabar en una celda junto a él". Los dos hermanos han sido definidos como mártires por Estado Islámico.