Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La historia de amor entre un trasplantado de corazón y la hermana de su donante

La historia de amor entre un joven trasplantado de corazón y la hermana de su donanteFacebook

El día que Connor Rabinowitz recibió su nuevo corazón no sabía que, además, acababa de encontrar la llave hacia el amor de su vida. Un año después de su trasplante conoció a Erin, hermana del dueño de su nuevo órgano, y se enamoraron a primera vista.

Según informa el diario Daily Mail, con 17 años Connor, natural de Minneapolis, recibió un trasplante de corazón por una dolencia cardiaca genética que hacía el suyo inservible. Un año después conoció a Erin, hermana del joven que le donó su nuevo órgano.
En el año 2004, cuando Connor era un adolescente, los médicos descubrieron que padecía una dolencia cardiaca que obligaba a realizar un trasplante urgentemente. Por suerte para él y por desgracia para la familia Roberts, el joven Kellen murió de varios golpes en la cabeza tras una pelea, convirtiéndose en el donante perfecto para Connor.
“Fue el mejor día de mi vida”, dice, “pero a la vez estaba triste porque sabía que alguien había muerto”. Con esta mezcla de sentimientos quiso ponerse en contacto con la familia del donante. Seis meses después se reunieron con la madre de Kellen.
“Cuando Nancy puso su mano en mi pecho para escuchar los latidos del corazón de su hijo”, cuenta Connor, “vi a Erin y me enamoré”. “Ella también sitió la conexión pero pensaba que yo era demasiado joven”, afirma.
Varios años después, en 2010, se volvieron a poner en contacto gracias a Facebook y comenzó su historia de amor. “Yo se que Kellen nos ha unido”, dice Connor, “y que está velando por nosotros”.