Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre, acuchillado en la cara 11 veces por ladrones

Ricki Hall, de 39 años, estaba en su casa dando de comer a su hijo recién nacido cuando irrumpieron unos ladrones que le apuñalaron con tanta violencia que su sangre salpicó a su hijo de apenas 10 semanas de edad, Milan.
Los ladrones llamaron a la puerta de su casa en Thorpe Astley, Leicester, durante el fin de semana, haciéndose pasar por repartidores de pizza, explica Sky News.

Hall abrió la puerta para decirles que se habían equivocado de dirección pero, en ese momento, irrumpieron en su casa buscando dinero y joyas.
Cuando el hombre trató de resistirse, los ladrones sacaron un cuchillo y lo amenazaron de muerte. "Si tienes algunas últimas palabras, dilas ahora", le dijeron. Dos de los hombres le agarraron mientras un tercero le apuñalaba repetidamente en un ataque que duró unos 15 minutos.

El empresario perdió mucha sangre y necesitó 40 puntos de sutura en la cara.
La esposa de Hall, Zoya, estaba arriba cuando oyó el ataque, por lo que se escondió en un armario del dormitorio.
Allí, logró marcar el teléfono de urgencias. Una ambulancia llegó con el tiempo justo para conseguir llevar a su marido al hospital donde fue sometido a una operación de tres horas.
Lo único que se llevaron los ladrones fue un Rolex. "Espero que el reloj sea la clave para capturarlos", ha dicho la víctima. "Si a alguien le ofrecen ese reloj, quiero que lo digan a la policía inmediatamente". Se ofrece una recompensa de 5.000 dólares por la captura de los ladrones.