Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una policía hongkonesa desata la polémica al lucir una insignia de la era colonial británica

Una policía hongkonesa ha desatado la polémica al lucir una insignia de la era colonial británica en el uniforme oficial con el que ha dado una rueda de prensa sobre el desalojo del campamento de activistas pro democracia en Mong Kok.
La superintendente Catherine Kwan Chui Ching ha comparecido ante los medios de comunicación con una corona estampada en la cinta de la gorra del uniforme policial, en lugar de la orquídea que sirve de emblema a Hong Kong desde el fin del dominio británico, en 1997.
Tras la reincorporación a China, Hong Kong eliminó la corona como insignia oficial y la sustituyó por esta flor. No obstante, muchas autoridades hongkonesas aún guardan los antiguos uniformes a modo de recuerdo.
En una segunda rueda de prensa, Kwan ha aparecido ya con el uniforme actual. "Lo siento", ha dicho visiblemente avergonzada, confesando que está "impresionanda por cómo los periodistas se fijan en todo", de acuerdo con el 'South China Morning Post'.
Kwan ha querido aclarar que ha sido un "error" por su parte "que no tiene nada que ver con la imagen de la Policía", desvinculando así este gesto de las protestas democráticas que desde hace meses sacuden la ex colonia británica.
Los hongkoneses, sobre todo estudiantes e intelectuales, se manifiestan para exigir la retirada del filtro del Partido Comunista a los candidatos a gobernador de este territorio chino de cara a los comicios de 2017.
A pesar de que el régimen chino ha intentado restar importancia a las protestas democráticas en Hong Kong, que son vistas con lejanía desde el territorio continental, su duración y el foco internacional han obligado a Pekín a reaccionar.
En un primer paso, el gobernador de Hong Kong, Leung Chun Ying, ha accedido a reunirse con los manifestantes la próxima semana para iniciar un diálogo que no parece que vaya a prosperar sin concesiones gubernamentales debido a la determinación de los hongkoneses.