Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una 'huelga salvaje' del ferrocarril en Bélgica deja a la mitad del país sin servicio

El transporte en ferrocarril en la región de Valonia y en Bruselas capital está totalmente parado debido a una 'huelga salvaje' del sector iniciada la pasada noche, en una acción por la que el Gobierno ha acusado a los huelguistas de "tender una trampa" a los usuarios.
Los Ferrocarriles Belgas (SNCB) han lamentado los paros en un comunicado y han anunciado "medidas para asegurar el tráfico de trenes y limitar las perturbaciones".
Sin embargo, el servicio está plenamente paralizado en las líneas que unen Bruselas con la región de Valonia, incluidas las ciudades de Lieja, Namur, Mons y Charleroi.
Las consecuencias de la huelga también se han notado en las carreteras, con decenas de kilómetros de atasco y tráfico lento en las entradas a Bruselas.
El paro convocado sin aviso previo también está afectando a la región de Flandes, pero principalmente en sus enlaces con Bruselas y Valonia y no tanto en su tráfico interno, según ha indicado un portavoz de SNCB a la prensa local.
Mientras, el ministro de Movilidad, François Bellot, ha criticado que los sindicatos del ferrocarril hayan organizado un paro sin preaviso, pese a haber pactado con las autoridades en 2009 un "protocolo para combatir las huelgas salvajes".
Bellot ha lamentado que se haya "tendido una trampa" a los usuarios de este transporte, en especial a los estudiantes que están en plena temporada de exámenes.
Por ello, el ministro ha instado a sindicatos y patronal a retomar el diálogo y el "sentido común" para tratar de cerrar un acuerdo.
El paro se inició el miércoles a las 22:00 horas, después de que la empresa que gestiona el servicio (HR-Rail) decidiera reducir los días libres extra que desde hace años se da a los trabajadores en compensación por las horas extra semanales.