Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

iPhones para espiar a los profesores

Los alumnos pueden incluso contratar. Foto: Dailymail.comtelecinco.es
Las autoridades educativas británicas han proporcionado iPhones a niños de 11 años para dar calificaciones instantáneas de sus profesores. Se les anima a mandar mensajes 'espía' a responsables del colegio durante las lecciones. Esta iniciativa es parte de la campaña del Gobierno británico conocida como 'poder de los estudiantes', que está siendo criticada por llevar a "una crisis de la autoridad de los adultos".
Según informa Dailymail.com, los sindicatos de profesores se quejan de que la creciente "obsesión" del Gobierno por consultar a los alumnos sobre todos los aspectos escolares está haciendo sus vidas especialmente difícil.
Miles de escuelas están promocionando los derechos de los estudiantes como reclama la guía del Gobierno que pide que se tenga en cuenta su 'voz'. Hasta tal punto de que incluso tienen voz a la hora de contratar a los profesores.
Los profesores dan múltiples ejemplos de cómo los alumnos "abusan" de estas prácticas. Por ejemplo, los alumnos entrevistaron a un profesor y dos profesoras para darles un trabajo antes de votar por la mujer que pensaban que era más guapa; en otro caso, una profesora contratada por un consejo de estudiantes cree que fue contratada porque a los chavales les gustaba "el color rojo de sus zapatos"; a otra profesora que aspiraba a un puesto, se le pidió que cantara la canción de Michael Jackson 'Bad'. No obtuvo el puesto porque se negó.
Estas prácticas, según los profesores, están erosionando la autoridad de los profesores. "La gran crisis es la crisis de autoridad de los adultos", ha indicado el profesor Dennis Hayes. "En cualquier sitio, el signo más claro de rechazo de la autoridad adulta es que se escucha a los alumnos, estudiantes y la voz infantil. A todo el mundo menos a los adultos", añade.
"¿Qué vas a decir si tienes 14 años y te examinan de Latin? 'Oh, Dios, por qué tengo que estudiar Latin, es tan aburrido' No es una crítica a tu currículo. Sólo es de un chico de 14 años que no quiere trabajar duro".