Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pirata implicado en ataque a mercante de EEUU podría recibir cadena perpetua

Agentes federales escoltan al pirata somalí Abduhl Wali-i-Musi a la entrada de la Plaza Federal en Nueva York (EEUU). Foto: EFEtelecinco.es
El joven africano implicado en el ataque a un carguero de Estados Unidos frente a las costas de Somalia ha sido acusado de piratería y otros cuatro delitos, que en su mayoría conllevan una pena máxima de cadena perpetua.
La Fiscalía federal de Manhattan informó de que el presunto pirata, identificado por las autoridades judiciales como Abduwali Abdukhadir Muse, fue traslado el lunes a Nueva York por agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y compareció ayer ante el juez federal Andrew Peck para conocer los cargos que afronta.
El magistrado determinó que el joven puede ser juzgado como adulto y ordenó que permanezca en prisión.
Muse está acusado de un delito de piratería según el derecho internacional, de conspirar para incautarse de un barco por la fuerza, de participar en un acto de toma de rehenes y de otros dos delitos relacionados con el uso de un arma de fuego durante esas acciones.
"Un acto de piratería contra un país es un delito en contra de todas las naciones", señaló el fiscal federal en funciones, Lev Dassin, en un comunicado.
"Los piratas atacan barcos y cargueros, pero amenazan al comercio internacional y a la vida humana", agregó Dassin, quien recordó que Muse y sus cómplices atacaron a una tripulación y a un capitán estadounidenses en un barco de bandera americana.
Muse fue detenido por la Marina de EEUU el pasado 12 de abril, el mismo día en que el capitán Richard Phillips, que estaba al mando del buque Maersk Alabama, era liberado después de que tiradores especializados abatieran a los tres secuestradores que le custodiaban en un bote salvavidas, en aguas del Océano Indico.