Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un informe revela miles de abusos a menores en instituciones religiosas de Irlanda

Estos centros, en su mayoría, estaban administrados por sacerdotes y monjas de la Iglesia católica irlandesa. El texto también lanza duras críticas contra la jerarquía católica irlandesa, a la que acusa de pasividad ante los abusos cometidos por individuos reincidentes. Entre las órdenes religiosas investigadas figuran las Hermanas de la Misericordia -a cargo del mayor número de instituciones para menores-, los Hermanos Cristianos -el principal gestor de instituciones para chicos de entre 10 y 16 años de edad- y las Hermanas de Nuestra Señora de la Caridad y Refugio.
Según la Comisión, los maltratos no se denunciaban normalmente. Las autoridades educativas irlandesas optaban por ignorar las acusaciones de abusos sexuales y nunca presentaron estas quejas ante la Garda (la policía irlandesa). "Como mucho, los abusadores era trasladados, pero nada se hacía para tratar el daño infligido sobre el menor. En el peor de los casos, se culpaba al niño y se consideraba que estaba corrompido por la actividad sexual y era castigado con severidad".
Durante la presentación del informe, celebrada en un céntrico hotel de Dublín, se registraron tensas escenas entre miembros de la Comisión y víctimas de los abusos, a los que no se permitió entrar en la sala. El grupo de apoyo a las víctimas "One in Four" ("Uno de cada cuatro"), consideró que "la jornada de hoy es un día de vergüenza para Irlanda". Los perjudicados lamentan también que, como resultado de la investigación, que le ha costado al Estado más de 70 millones de euros, ningún supuesto pederasta será llevado ante la Justicia.
El informe sólo nombra a los individuos que ya han sido condenados por cometer abusos sexuales, a pesar de que la Comisión descubrió "casos específicos" en 216 instituciones.
El primado de la Iglesia Católica irlandesa, el cardenal Sean Brady, ha peidido disculpas y ha afirmado sentirse "avergonzado" por los miles de casos de abusos sexuales, físicos y psíquicos cometidos por religiosos en instituciones estatales.ada de los 80. Brady, a través de un comunicado, ha dicho que el informe "documenta un catálogo vergonzoso de crueldad, abandono, de abusos físicos, sexuales y emocionales". "Lo siento profundamente y estoy avergonzado de que menores hayan sufrido de maneras tan horribles en estas instituciones", ha añadido Brady.
"Día de vergüenza para Irlanda"
Disculpas desde la Iglesia