Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los investigadores mexicanos admiten que no hay garantías de que los 43 'normalistas' estén vivos

El director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de México, Tomás Zerón de Lucio, ha advertido de que no hay garantías de que los 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio) desaparecidos el pasado 26 de septiembre en el municipio de Iguala estén con vida.
"Hoy no podemos garantizar nada", ha dicho en una rueda de prensa celebrada en la sede de la Procuraduría General de la República (PGR), según ha informado el diario mexicano 'El Proceso'.
"Lo que sí se puede garantizar es que todo el estado de fuerza que está ubicado en Guerrero, está dedicado cien por cien, las 24 horas, a la búsqueda de las personas no localizadas", ha asegurado.
Zerón de Lucio ha detallado que en este mes de rastreo se han hecho 1.000 recorridos terrestres, 143 aéreos y 40 acuáticos en ríos cercanos para localizar a los jóvenes desaparecidos.
El funcionario mexicano ha recordado que hay 10.000 efectivos, de distintas instituciones federales, buscando a los 43 'normalistas', además de nueve helicópteros, cinco 'drones' (aviones no tripulados), cuatro laboratorios móviles y georradares.
En la misma línea, el nuevo gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, instó el jueves a estar listos para "cualquier desenlace" en el caso Iguala, aunque en una entrevista televisiva apuntó que "podrían estar vivos".
UN MES SIN NOTICIAS
Los 43 'normalistas' desaparecieron entre el 26 y el 27 de septiembre en el marco de una protesta contra la reforma educativa del Gobierno mexicano que desembocó en violentos enfrentamientos con la Policía que se saldaron con seis muertos y 25 heridos.
La PGR ha confirmado que el Gobierno y la Policía de Iguala estaban confabulados con el 'mini-cártel' Guerreros Unidos para hacer desaparecer a estos 43 'normalistas', por lo que las autoridades mexicanas intentan identificarlos entre los restos hallados en fosas comunes.
La PGR ha emitido órdenes de captura contra Abarca y su mujer, que están en paradero desconocido. También acusa de este crimen al jefe de sicarios 'El Gil', así como al secretario de Seguridad Pública y al subjefe de la Policía municipal, Felipe Flores Velázquez y César Navas González.