Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los iraníes que se cosieron la boca para protestar por el cierre de 'la jungla' ponen fin a su reivindicación

Los nueve inmigrantes de origen iraní que se cosieron la boca e iniciaron una huelga de hambre el pasado 2 de marzo para protestar por el desalojo forzado del campamento de Calais, conocido como 'la jungla', han dado por finalizadas sus reivindicaciones este viernes a mediodía.
"Hemos decidido poner fin a nuestra huelga de hambre por respeto a los que nos cuidan, que están preocupados por nuestro bienestar, y como muestra de confianza hacia las intenciones del Estado (francés) de protegernos y mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la zona norte del campamento", ha afirmado Orsane Broissin, su abogada, en nombre de los inmigrantes, en declaraciones recogidas por el diario francés 'La voix du nord'.
Tras leer un comunicado, los iraníes se han descosido la boca y se han colocado apósitos antes de que los trabajadores de Médicos Sin Fronteras (MSF) se ocuparan de ellos.
Miles de inmigrantes y refugiados que huyen de la pobreza, la guerra y la violencia llegaron en 2015 a Calais para intentar dar el salto a Reino Unido a través del túnel bajo el canal de la Mancha. Las autoridades estiman que aún quedarían en 'la jungla' entre 800 y 3.000 personas.
Durante una protesta el pasado 3 de marzo, un día después de iniciar su acto, los inmigrantes posaron ante los medios con la boca cosida y con pancartas que recordaban a la comunidad internacional que son "humanos". "¿Dónde está vuestra democracia? ¿Dónde está nuestra libertad", rezaba una de estas pancartas.