Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El grupo islamista Ansar Dine amenaza en un nuevo vídeo a Francia y la MINUSMA

El líder del grupo islamista armado Ansar Dine, Iyad ag Ghali, ha amenazado en un nuevo vídeo a Francia y la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), a las que ha tildado de "fuerzas de ocupación".
El líder del grupo islamista armado Ansar Dine, Iyad ag Ghali, ha amenazado en un nuevo vídeo a Francia y la Misión Multidimensional Integrada de
Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), a las que ha tildado de "fuerzas de ocupación".
En el vídeo, Ag Ghali habla en árabe y tamasheq --de la familia bereber-- y carga además contra el Gobierno de Malí por aceptar la presencia de tropas extranjeras en el país, según ha informado la emisora Radio France Internationale.
Este medio ha detallado que el vídeo fue publicado hace unas dos semanas y puesto en conocimiento de los periodistas durante el fin de semana.
El grupo Ansar Dine ha reclamado la autoría de diversos ataques en Malí contra objetivos de Naciones Unidas, incluyendo un ataque suicida y un ataque con misil que acabó con la vida de seis 'cascos azules' en febrero.
Las autoridades sospechan que el grupo está detrás de los ataques ejecutados desde 2015 en Mopti, entre los cuales figura uno lanzado en junio contra una comisaría en Fakola, a 300 kilómetros de la capital, Bamaki, y cerca de la frontera con Costa de Marfil.
El norte de Malí es una región convulsa con presencia de tropas francesas desde la revuelta tuareg de 2013, que rápidamente fue secuestrada por grupos yihadistas, cuyo avance hacia el sur del país provocó la intervención militar de París.
El acuerdo de paz firmado el año pasado pretendía llevar la estabilidad a la región, pero los ataques contra la misión de la ONU, el Ejército maliense y los civiles siguen siendo frecuentes.