Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 70 por ciento de los jóvenes africanos culpa a los políticos por no hacer suficiente ante los conflictos

El 70 por ciento de los jóvenes africanos piensa que los políticos del continente no hacen lo suficiente para frenar los conflictos en África, según ha mostrado una encuesta lanzada por el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) como parte del Día del Niño Africano que se celebra este jueves.
La encuesta se envió a través de la herramienta móvil 'U-Report' a 1,4 millones de jóvenes de entre 15 y 30 años de edad de los países de Nigeria, Burkina Faso, Malí, República Centroafricana, Senegal, Liberia, Zimbabue, Camerún y Guinea.
El 56 por ciento de los encuestados opinan que África es más propensa al conflicto que otras regiones porque los políticos luchan por el poder. El 19 por ciento ha respondido que esto se debe a la desigualdad y el 17 a la pobreza.
La mayoría de los encuestados creen que la situación de alta conflictividad se puede solucionar a través de una economía más fuerte, que dependa menos de fuerzas extranjeras y apostando por la educación.
"Es crucial y hasta urgente que los líderes presten atención a las opiniones de la juventud, si queremos silenciar las armas para el 2020 tal y como establece nuestra Agenda 2063. Este es el proyecto en el que los jóvenes deben reconocer su papel y asumir su responsabilidad", ha declarado el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini Zuma.
En los últimos años, las crisis humanitarias han aumentado en África llegando a traspasar las fronteras de los diferentes países. Un ejemplo claro son los 1,3 millones de niños que se han visto obligados a desplazarse debido a la violencia de Boko Haram en países como Camerún, Chad, Níger y Nigeria.
También, los dos años de conflicto en los que se ha visto envuelto Sudán del Sur han provocado casi 2,4 millones de desplazados internos, 721.000 de los cuales viven como refugiados.