Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juicio contra la esposa de Bo Xilai finaliza en solo siete horas

El juicio contra Gu Kailai, la esposa del exdirigente del Partido Comunista de China (PCCh) Bo Xilai, se ha celebrado este jueves y ha durado solo siete horas. Gu no ha rechazado el cargo de homicidio intencionado del que está acusada en relación con la muerte del empresario británico Neil Heywood.
Tang Yigan, un funcionario del tribunal de la ciudad de Hefei (este de China), ha informado a los medios de comunicación sobre el proceso judicial, que se ha desarrollado a puerta cerrada. "El juicio ha finalizado esta tarde y el tribunal ha levantado la sesión", ha declarado a los periodistas.
Tang ha añadido que aún no se ha anunciado la fecha en que se dará a conocer el veredicto. Los acusados, Gu Kailai y su asistente de hogar Zhang Xiaojun, "no presentaron ninguna objeción a los hechos y a la acusación de homicidio intencionado", ha explicado.
Muchos chinos creen que el objetivo del juicio contra Gu es perjudicar a su marido, un ambicioso político que pretendía entrar en el Comité Permanente del Buró Político del Comité Central (el centro de poder del PCCh) y que se había ganado muchos enemigos. Previsiblemente, el próximo octubre se decidirá la composición del Comité Permanente, cuyos miembros gobernarán el país.
ENVENENAMIENTO DE HEYWOOD
Gu y Zhang fueron acusados de envenenar a Heywood, que era un amigo de la familia, el año pasado. Tang ha señalado que durante el juicio se ha afirmado que Zhang echó el veneno en un vaso de agua que Gu ofreció luego al británico, quien en ese momento estaba ebrio. Su cadáver fue hallado el pasado noviembre en un hotel de Chongqing, la ciudad donde Bo era el jefe del PCCh.
Los dos acusados podrían ser condenados a muerte si finalmente son declarados culpables, pero muchos expertos en Derecho creen que Gu solo tendrá que pasar una larga temporada en prisión.
La entrada al tribunal, situado en la capital de la provincia de Anhui, estaba restringida, pero dos diplomáticos británicos fueron invitados a asistir porque la víctima era de Reino Unido.
Durante el juicio, unos policías de paisano se llevaron en un coche a dos simpatizantes de Bo que se habían acercado al tribunal. Estaban denunciado que el proceso era una farsa y cantando canciones patrióticas características del estilo de gobierno populista del dirigente depuesto.
"Este caso ya estaba decidido desde hace mucho tiempo", ha asegurado a los periodistas uno de ellos, Hu Jie.
Mientras, el sistema de censura en Internet ha funcionado con especial rapidez este jueves para ocultar cualquier información o debate sobre el juicio. En Sino Weibo, una red social china parecida a Twitter, los usuarios trataban de hablar en clave para evitar la censura.
DEFENSA DE GU
Gu, que es abogada, ha sido defendida por dos abogados de oficio con poca experiencia en casos penales. Su madre, Fan Xiucheng, protestó recientemente ante el Ministerio de Justicia, aunque en vano, porque a Gu no le habían permitido contratar los servicios de un abogado de su familia, según una fuente próxima a ésta.
En un principio, fuentes policiales afirmaron que Gu mató a Heywood a raíz de una discusión que tuvieron porque él se había negado a realizarle una transacción financiera ilegal, y describieron a la esposa de Bo como una mujer codiciosa que estaba beneficiándose económicamente del cargo político de su marido.
Pero cuando Gu fue acusada formalmente, las autoridades chinas apuntaron en cambio a una motivación personal en el crimen, diciendo que el británico había amenazado a Bo Guagua, hijo de Gu y de Bo. Esto se podría considerar un atenuante que podría ayudar a evitar una sentencia de muerte.
Bo Guagua --que supuestamente se encuentra en Estados Unidos, donde este verano se ha graduado en la Universidad de Harvard-- dijo este miércoles a la cadena estadounidense CNN que ha presentado un testimonio escrito al tribunal que juzga a su madre. "Confío en que los hechos hablen por sí mismos", añadió.
Mientras, Bo Xilai permanece detenido por incumplir la disciplina del partido, una acusación que puede englobar delitos de corrupción y abuso de poder, entre otros. Bo fue destituido como jefe del PCCh en Chongqing el pasado mes de marzo, después de que el jefe de la Policía en ese municipio, Wang Lijun, dijera que Gu era sospechosa en el caso de la muerte de Heywood.