Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lapidada por adulterio en Hama

Ella de espaldas, sollozando en silencio con pañuelo rosado, mientras ellos, de frente deciden sobre su vida o su muerte. Los yihadistas de Estado Islámico y el padre de la joven que discuten sobre la pena que debe imponérsele a la mujer que ha cometido adulterio. Ella implora el perdón pero es el padre el que se muestra inflexible. En este mundo al revés, los radicales le piden al padre que reconsidere el castigo pero él dice que ya está en manos de Dios. Pero no es Dios, sino el progenitor y verdugo el que la lleva atada hasta un agujero excavado en el suelo, de la provincia de Hama, un lugar de Siria con nombre de masacre. Y un grupo de hombres la asesina a pedradas. Su padre asiste y participa del espectáculo de la ejemplaridad más atroz.